Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

¿Fútbol sin cerveza?

Qatar y la FIFA envían señales contradictorias de cara al Mundial de 2022

Dos hombres siguen un partido del Mundial de Brasil.
Dos hombres siguen un partido del Mundial de Brasil. Getty Images

Desde que Qatar fue elegido sede del Mundial de 2022 hace seis años, una de las preocupaciones de los aficionados ha sido, además del calor, si podrán tomar una cerveza mientras ven los partidos, algo que al parecer contribuye al disfrute de los mismos. Sin embargo, las autoridades del rico emirato árabe quieren mantener su prohibición de consumir alcohol en la calle y otros lugares públicos durante la Copa del Mundo, y eso incluiría los estadios. La controversia ha vuelto a aflorar a raíz de unas declaraciones cataríes, pero la FIFA asegura que aún no han abordado el asunto.

“No se permitirá el consumo de alcohol en las calles, plazas y otros lugares públicos, y eso es definitivo”, ha declarado el más alto responsable catarí para el Mundial, Hasan al Thawadi, en una entrevista con el diario Al Sharq esta semana.

“Respetamos las costumbres y cultura del país”, respondía Fatma Samoura, la secretaria general de la FIFA, este jueves al ser preguntada por el asunto tras su reunión con varios funcionarios cataríes. Sin embargo, Samoura aseguraba, citada por France Presse, que aún no han hablado sobre qué va a venderse en los estadios durante el campeonato y que queda mucho tiempo para la decisión final.

Las bebidas alcohólicas no son ilegales en Qatar, pero está prohibido consumirlas en público e introducir alcohol en el país. Además, su venta y disfrute están restringidos, en principio, a los no musulmanes. Así que los extranjeros que viven en el emirato pueden obtener una licencia que les permite adquirirlas. Además, los hoteles también pueden servir alcohol, aunque no todos lo hacen.

Es decir, que quienes tengan previsto acudir al Mundial podrán tomarse su cervecita o combinado en alguno de los establecimientos autorizados. Pero claro, muchos consideran que no es lo mismo y tras el malestar que generó la noticia de que la competición va a celebrarse en invierno.

“Somos contrarios a la venta de alcohol en los estadios y sus alrededores”, señaló también Al Thawadi, quien añadió que Qatar no va a comprometer sus leyes para satisfacer a los aficionados que lo visiten.

Tal empeño podría plantear problemas a la FIFA con algunos de los patrocinadores del Mundial, entre los que destaca la empresa cervecera Budweiser. Pero Samoura insistió en que nada estaba cerrado al respecto.

Las autoridades cataríes también han expresado su preocupación por la relación entre el alcohol y la violencia en el fútbol. Los enfrentamientos que se produjeron en Marsella entre los aficionados británicos y rusos durante la Eurocopa del pasado verano refuerzan esa idea. De ahí, la insistencia de Al Thawadi en que solo se permita su consumo en “lugares alejados” de los estadios.

Aún así el responsable catarí afirmó el pasado febrero que, llegado el caso, los beodos serán tratados “con delicadeza”, en función de su comportamiento, si no alteran el orden público. “Todo el mundo podrá divertirse y conocer la cultura catarí”, prometió.