Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Duarte se fugó en un helicóptero cedido por el Gobierno de Veracruz

El gobernador interino priista, Flavino Ríos, asegura que no conocía que la Justicia perseguía ya al ex mandatario cuando le pidió la aeronave para salir del Estado

Duarte, durante una intervención en el Gobierno
Duarte, durante una intervención en el Gobierno

A Javier Duarte, el exgobernador maldito de Veracruz, expulsado del PRI y prófugo de la justicia por un gigantesco desfalco de dinero público, le sirvieron en bandeja su escapada. Fue su propio Gobierno, al mando del gobernador interino, el también priista Flavino Ríos, quien le abrió la puerta del helicóptero con el que desapareció del mapa: “Lo solicitó directamente al aeropuerto y yo pedí que le dieran todas las atenciones de un gobernador. Yo no sabía que existía una orden de aprehensión”.

Ríos fue designado mandatario interino en octubre tras la salida anticipada de Duarte, acorralado ya por las denuncias de corrupción. La causa abierta contra el exgobernador incluye desvíos de 26 millones de dólares a través de una red de una treintena de empresas fantasma y varios altos cargos gubernamentales. A la vez, existe otro agujero de más de 830 millones de dólares detectado por el auditor federal.

“De haber sabido como estaba la cosa no hubiera aceptado ser gobernador, no estaba enterado de la crisis fuera tan profunda”, dijo este lunes en una entrevista radiofónica. La designación de Ríos como interino estuvo rodeada de una fuerte polémica. Tras la salida de Duarte, la oposición exigió que fuera el pleno del congreso estatal el que decidiera el sustituto temporal. La decisión recayó sin embargo en una comisión con mayoría priista.

Ríos es un viejo factótum de la política veracruzana, conectado al poder desde finales de los noventa. Fue secretario de Gobierno con Miguel Alemán, cargo que repitió con Duarte antes de su efímero paso por la silla del Gobernador. El 30 de noviembre tomará posesión Miguel Ángel Yunes, el primer panista que ha logrado desbancar al PRI de Veracruz después de ocho décadas de hegemonía, y quien durante su campaña electoral prometió que haría todo lo posible por ver a Duarte en la cárcel.