Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Filipinas dice que no insultará más porque Dios se lo pidió

Duterte asegura que escuchó una voz que le solicitó que parara de decir palabrotas en sus discursos

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, este jueves en Davao (Filipinas).

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha prometido que dejará de usar palabras groseras e insultos en sus discursos después de haber recibido instrucciones de Dios, ha informado este viernes la prensa local. 

"Estaba mirando al cielo cuando venía hacia acá. (...) Una voz dijo 'si no paras, derribaré este avión", dijo Duterte anoche en una comparecencia ante la prensa, tras regresar a Filipinas de un viaje oficial de tres días a Japón. "Y yo pregunté: '¿quién habla?' Por supuesto, era Dios. Así que le dije a Dios que no utilizaría más palabras malsonantes ni palabrotas", agregó el mandatario filipino, según la emisora ABS-CBN. "Una promesa a Dios es una promesa al pueblo filipino", aseveró. 

Duterte, investido presidente el pasado 30 de junio tras una victoria abrumadora en las elecciones del país, es conocido por el uso constante de palabras malsonantes e insultos en sus discursos y ruedas de prensa. El mes pasado, llamó "hijo de puta" a su homólogo estadounidense, Barack Obama. También ha acusado a la Unión Europea de "hipócrita", ha amenazado con abandonar las Naciones Unidas y ha aceptado comparaciones con Adolf Hitler, llegando a afirmar que le gustaría matar a tres millones de drogadictos.  

Durante su campaña electoral, Duterte aseguró que acabaría con las drogas en seis meses "matando a los criminales", si era necesario. Su guerra contra las drogas ha causado más de 4.000 muertos en casi cuatro meses, entre narcotraficantes y policías. Este viernes, un alcalde que se encontraba en la lista del presidente filipino por sus supuestos vínculos con el narcotráfico, ha muerto junto a nueve de sus guardias en un tiroteo, ha informado la policía.

Los 10 hombres han muerto debido a sus heridas de camino al hospital, ha añadido la policía. Los agentes han afirmado que, antes del amanecer, trataron de inspeccionar la caravana en la que viajaba el alcalde y que los ocupantes de los vehículos abrieron fuego, lo que provocó intercambio de disparos. "Fue una operación legítima de la policía", ha dicho Bernard Tayong, de una comisaría de la provincia de Cotabato, que ha añadido que ninguno de sus agentes ha resultado herido, pero que un vehículo de la policía fue alcanzado por disparos.   

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información