Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel se enfrenta a sus socios socialdemócratas por las sanciones a Rusia

"La UE hasta ahora solo ha mostado su debilidad", critica el diputado democristiano Norbert Röttgen

El ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, y la canciller Angela Merkel, en Berlín, el 12 de octubre.
El ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, y la canciller Angela Merkel, en Berlín, el 12 de octubre. AFP

Norbert Röttgen, presidente del Comité de Exteriores del Parlamento alemán, es uno de los líderes democristianos que habla más claro sobre el fracaso europeo en Siria. “Tan solo hemos mostrado nuestra debilidad. La UE, hasta ahora infravalorada, debe mandar una señal de que quiere ser una potencia en política exterior”, señala desde su despacho del Bundestag este exministro, muy influyente en la Unión Cristianodemócrata (CDU). Hace días que Röttgen defiende que lo único que Europa puede hacer como represalia al papel de Rusia en el conflicto sirio es incrementar las sanciones económicas a Moscú. Pero este discurso, que a grandes rasgos ha asumido la canciller Angela Merkel, choca con la negativa rotunda de sus socios de Gobierno socialdemócratas, entre otros el ministro de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier.

“No veo en estos momentos cómo las sanciones pueden servir para mejorar la situación de la población civil”, respondió el lunes Steinmeier. El choque de los dos socios de coalición había quedado claro a lo largo del fin de semana, después de que el Frankfurter Allgemeine publicara que la canciller quiere llevar a la cumbre europea de esta semana la propuesta de endurecer el castigo a Rusia. Los socialdemócratas creen que no tiene sentido anunciar sanciones mientras en Lausana (Suiza) negocian los ministros de Exteriores de EE UU y Rusia. “Teniendo en cuenta el aumento de la violencia, el Gobierno baraja todas las opciones, también las sanciones contra aquellos que llevan a cabo o permiten estos actos”, respondió, en un lenguaje deliberadamente ambiguo, el portavoz de Merkel.

Más claro es Röttgen. Sentado en su despacho, este antiguo ministro de Medio Ambiente al que Merkel destituyó en 2012 tras su fracaso como cabeza de lista en las elecciones regionales de Renania del Norte-Westfalia, desgrana los argumentos por lo que Europa debe responder ante un “momento histórico” como este.

Críticas a Mogherini

Preguntado por las palabras de la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, que dijo no ver por el momento “una iniciativa” común a favor de las sanciones, Röttgen dispara con bala. “Ni Mogherini ni Europa están presentes ni en Ucrania, ni en Siria ni en todo Oriente Medio. Y ahora ella se limita a decir solo lo que no hay que hacer. Debería preguntarse cuál es su papel. Es muy débil por su parte que solo diga que está en contra de las sanciones, pero no qué quiere hacer para ayudar a solucionar el conflicto”, asegura. “Me conformaría con sanciones políticas, que afecten solo a la exportación de armas a Rusia. No sería mucho, pero la alternativa es no hacer nada”, añade.

Desde el inicio de la crisis en Ucrania, las peleas por cómo responder al Kremlin no son nuevas ni en el Gobierno ni en la sociedad alemana. Además de los importantes vínculos económicos que unen a los dos países, hay también unos vínculos históricos —especialmente importantes en el este de Alemania— que hacen que una parte importante de la población vea con preocupación el actual alejamiento entre Berlín y Moscú.

El diputado Röttgen entiende estos reparos, pero cree que es el momento de que Europa dé una respuesta clara. “Mucha gente prefiere no tener problemas con Rusia por razones económicas o por miedo a una nueva guerra fría. Y ciertos partidos se fijan en esos sentimientos. Pero la situación es demasiado seria. Hay que mirar qué es lo correcto; no los intereses individuales”, concluye.