Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio señala que bajará la participación del electorado hispano en 2016

Hillary Clinton conservaría sin embargo la mayoría del voto latino

Clinton se dirige a sus seguidores en Columbus, Ohio.
Clinton se dirige a sus seguidores en Columbus, Ohio. AFP

Después de más de un año de ataques xenófobos del candidato republicano contra los inmigrantes hispanos de Estados Unidos, el próximo 8 de noviembre descenderá el nivel de participación del electorado latino, según un sondeo publicado este martes por la organización Pew Research. El estudio asegura que el "efecto Trump” no empujará a más latinos a votar, ya que su actitud ante los dos principales partidos políticos se mantiene prácticamente intacta con respecto a las últimas elecciones.

El sondeo de Pew apunta a que la participación del electorado hispano descenderá a un 69% en 2016, respecto a un 77% en 2012, lo que puede dificultar la victoria de Clinton en Estados clave como Florida o Carolina del Norte, donde Trump ha igualado sus opciones en las encuestas. El estudio predice sin embargo que, a escala nacional, casi seis de cada diez votantes hispanos dará su apoyo a la candidata demócrata.

Más de la mitad de los votantes hispanos consideran que el Partido Demócrata “se preocupa más” por sus intereses que los republicanos. Según el sondeo de Pew, Clinton sí puede hacerse con un apoyo entre los hispanos similar al que tuvo el presidente demócrata Barack Obama en las elecciones de 2012.

Un estudio señala que bajará la participación del electorado hispano en 2016

Tres de cada cuatro votantes hispanos, además, asegura que han conversado sobre las declaraciones xenófobas de Donald Trump contra los inmigrantes con sus familiares, amigos y compañeros de trabajo durante el último año. Un 74% de los encuestados por Pew afirma que lo han pensado “mucho” y el mismo porcentaje declara que están “totalmente seguros” de que van a votar el 8 de noviembre.

Casi seis de cada diez de ellos, un 58%, votará a favor de Clinton, mientras que un 19% apoya a Trump, un 10% respalda al candidato libertario Gary Johnson y un 6% a la aspirante del grupo verde, Jill Stein. La encuesta de Pew fue realizada en los meses de agosto y septiembre entre 1500 votantes hispanos, la mayoría de ellos ya registrados para participar en las elecciones.

Ese resultado situaría a Clinton muy cerca del obtenido por Obama hace cuatro años, con el 71% de los votos entre el electorado hispano, mientras que Trump caería por debajo del umbral alcanzado por Mitt Romney en 2012, un 19%, por un 27% de su predecesor. Los expertos aseguran que para recuperar la presidencia, el Partido Republicano necesita superar el 40% de votos hispanos, una cifra que queda cada vez más lejos para sus candidatos.

Los latinos representan ya 27.3 millones de votantes, cuatro millones más que en 2012, aunque su participación siempre está por debajo de la de otros grupos del electorado. A pesar de que la campaña electoral ha estado marcada por los ataques del candidato republicano a los inmigrantes y otras minorías, Pew predice un ligero descenso en el número de hispanos que participarán en las elecciones, un 69% frente al 72% de hace cuatro años.

Los datos de Pew sitúan a la candidata demócrata por debajo de la predicción anunciada la semana pasada por Latino Decisions, la organización especializada en sondeos entre votantes hispanos. Este grupo proyecta que Clinton puede batir el récord histórico establecido por su marido, el expresidente Bill Clinton, en 1996, y que Trump recibirá apenas el 15% del voto hispano y que sus posibilidades están en una franja que abarca un mínimo de 9,5% votos y un máximo del 20,5%.

De darse este último porcentaje a su favor, Clinton obtendría casi el 80% de los votos, muy por encima del récord que estableció su marido, el expresidente Bill Clinton, en 1996 con un 72% del apoyo del electorado hispano. Esa cantidad de votos también es superior a la obtenida por Barack Obama cuando optaba a la reelección en 2012 y 71 de cada 100 votantes hispanos se pronunciaron a su favor. La previsión de Latino Decisions estima un 82% de votos para Clinton, cuyo resultado, aseguran, estará entre el 76,5% y el 87,5% de apoyo entre los hispanos.

Sin embargo, ambos estudios difieren en un sector clave del electorado: los hispanos de la generación del milenio. Pew asegura que el apoyo de Clinton flaquea en este sector de votantes entre 18 y 35 años, con un 48% de respaldos frente a 15% para Trump. Entre el electorado de más de 36 años, sin embargo, su apoyo asciende al 66%, por delante de Trump, con un 21%.

Y Latino Decisions argumenta que es precisamente este grupo de votantes, hispanos millennials, los que puede impulsar a la candidata demócrata hasta un récord histórico. Su encuesta estima que Clinton puede recibir el 72% de los votos hispanos, al dividir el voto en función de la edad del electorado, encontraron que un 77% de los hispanos millennials votará por la candidata demócrata, frente a un 67% de los electores de generaciones anteriores.

“Puede que Donald Trump esté alejando a los hispanos del Partido Republicano, pero no podemos desestimar el atractivo de Hillary Clinton para los votantes latinos más jóvenes”, dicen los autores. Latino Decisions destaca además que mientras los millennials representan el 27% del electorado no hispano, entre los latinos asciende a un 44%, por lo que su influencia puede ser aún mayor en las próximas elecciones.

El votante hispano que defiende a Trump

El sondeo realizado por Pew ha detectado que el 83% de los votantes hispanos que votarán por el candidato republicano han nacido en Estados Unidos, frente al 64% de los que apoyan a Clinton. Entre los votantes latinos, además, el 37% de los que se decantan por la candidata demócrata habla predominantemente inglés, un 22% se decanta por el español y un 41% son bilingües. El perfil de los votantes hispanos de Trump es distinto: un 60% habla preferentemente en inglés, frente a un 5% que habla español y un 35% que son bilingües.

Asimismo, destacan las diferencias ideológicas entre los dos grupos de votantes hispanos. Mientras que un 60% de los seguidores de Trump asegura que tiene ideas conservadoras, un 30% se muestra moderado y un 6% progresista, en el caso de Clinton un 33% se declara progresista, un 37% moderado y un 28% conservador.

Más información