Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La quimera del independentismo se materializa en las elecciones de Hong Kong

La ciudad china se prepara para vivir este domingo una jornada electoral histórica

Un ciudadano sujeta varios carteles electorales en Hong Kong.
Un ciudadano sujeta varios carteles electorales en Hong Kong. AP

La ciudad de Hong Kong se prepara para vivir este domingo una jornada electoral histórica. Por primera vez, candidatos que abogan por la independencia podrían hacerse con alguno de los escaños del Parlamento, lo que enrarecería aún más las ya de por sí maltrechas relaciones que esta excolonia británica mantiene con Pekín.

“Hace dos años la independencia de Hong Kong era un tema tabú. No se podía ni nombrar. Si hablabas de ello, la gente te tachaba de tonto o de loco”, apuntó Chan Ho-tin, el joven fundador del Partido Nacional, que apuesta por la ruptura total con la China continental.

Tanto él como otros cinco candidatos secesionistas han sido descalificados de la carrera electoral por suscribir tesis de este calado, algo que ha provocado la indignación de una parte de la sociedad hongkonesa que a principios de agosto protagonizó la primera manifestación pro independencia.

El germen de este movimiento se remonta a la “revolución de los paraguas” que en 2014 paralizó el centro financiero de la ciudad durante 79 días. Los acampados de entonces, cuyo objetivo era conseguir el sufragio universal y una mayor autonomía, vieron frustradas sus expectativas cuando el gobierno hongkonés respondió a esas peticiones enviando a la policía para desmantelar unos campamentos que habían sido erigidos en nombre de la democracia.

“Muchos nos dimos cuenta de que mientras estemos bajo dominio chino, no hay esperanza de que haya ni democracia ni autonomía real”, afirmó otro de los candidatos vetados Edward Leung que lidera el grupo de indígenas de Hong Kong y que hasta su descalificación era el localista con más probabilidades de ocupar un escaño. Por eso, muchos de aquellos que participaron en las acampadas decidieron buscar una “tercera vía” alternativa a la de las formaciones tradicionales y fundaron sus propios partidos.

Mientras los gobiernos de Hong Kong y de Pekín han advertido que esa opción es ilegal ya que la excolonia es una parte inalienable de China, una parte cada vez mayor de la sociedad se muestra favorable a aceptar propuestas de este estilo. Según una encuesta de la Universidad China de Hong Kong, un 17% de la población apoya esta vía, una cifra que sube hasta el 40% entre los jóvenes de 15 a 24 años.

La desaparición de cinco libreros el año pasado, de los que más tarde se supo que fueron retenidos de manera ilegal en China, supuso un episodio más para convencer a muchos de que el principio de “un país, dos sistemas” por el que se garantiza la separación política del resto de China, estaba en peligro. Por eso, partidos como el del carismático líder de la “revolución de los paraguas” Joshua Wong también tratarán de hacerse un hueco para cumplir con su objetivo de celebrar un referéndum en 10 años que determine el futuro de la ciudad después de 2047, fecha que marca la integración total de la ciudad en China.

Ahora queda por ver el desenlace de unos comicios en los que la juventud jugará un papel fundamental. “Todavía somos una minoría, pero nos estamos haciendo más y más populares. Y esa es la esencia de nuestro movimiento”, señaló un Leung consciente de la dificultad de lograr su objetivo pero que fantasea con un Hong Kong independiente en el futuro.

Más información