Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 71 muertos en un atentado del ISIS en el sur de Yemen

El suicida ha detonado los explosivos contra un centro de reclutamiento de una milicia progubernamental

Un grupo de soldados inspecciona la zona del atentado este lunes. AFP PHOTO / SALEH AL-OBEIDI | Vídeo: Reuters

Al menos 71 yemeníes han resultado muertos este lunes en un atentado suicida contra un centro de reclutamiento en Adén, la segunda ciudad de Yemen, del que se ha responsabilizado el Estado Islámico (ISIS en sus siglas inglesas). El ataque parece la respuesta de los yihadistas al anuncio la víspera de que tanto el Gobierno internacionalmente reconocido como los rebeldes Huthi que controlan Saná, la capital, aceptaban volver a dialogar.

La mayoría de las víctimas eran jóvenes yemeníes que se estaban alistando en una escuela del norte de Adén. El Ministerio de Salud ha confirmado la muerte de al menos 54 personas y ha asegurado que otras 67 personas han resultado heridas. Poco después, fuentes médicas han confirmado a AFP la muerte de al menos 71 personas en tres hospitales distintos.  Al parecer el suicida ha hecho ha logrado superar el control exterior haciéndose pasar por una furgoneta de reparto. Los reclutas respondían a un llamamiento de la milicia progubernamental Resistencia Popular hacer frente al avance yihadista en el sur del país.

Situación geográfica de Yemen.
Situación geográfica de Yemen.

Tanto el ISIS como Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) han aprovechado la guerra civil desatada por la intervención saudí en marzo de 2015 para ganar terreno en amplias zonas del sur y el sureste del país. Ambos grupos han firmado los recientes atentados sufridos en Adén, el principal puerto yemení y sede provisional del Gobierno de Abd Rabbo Mansur Hadi, quien aún permanece exiliado en Arabia Saudí al igual que muchos de sus ministros.

Adén se encuentra en manos de las fuerzas leales a Hadi desde julio de 2015, cuando la coalición que dirige Arabia Saudí, y en especial el Ejército de Emiratos Árabes Unidos (EAU), les ayudó a echar a los Huthi. Desde entonces, y alarmados por los avances yihadistas, esa alianza ha intensificado sus bombardeos para frenarles y forzar su retirada. A principios de este mes, ese esfuerzo permitió recuperar Zinjibar, la capital de la vecina provincia de Abyan. Sin embargo, como en ocasiones anteriores, la falta de fuerzas terrestres suficientemente preparadas dificulta mantener esas conquistas.

Desde hace varios meses, EAU está ayudando a las autoridades locales a entrenar a cientos de nuevos soldados, como los que han sido asesinados este lunes, para hacer expulsar a los milicianos del ISIS o de AQAP. El atentado, uno de los más mortíferos que se han producido en Adén, no solo representa un desafío al intento del Gobierno de establecer su control, sino un claro disuasorio para los potenciales reclutas.

El ISIS se atribuyó el pasado mayo un doble atentado contra reclutas del Ejército y una base militar en esa misma ciudad portuaria y otro contra reclutas de la policía en Mukalla, 500 kilómetros al este, que causaron cuatro decenas de muertos cada uno. A principios de julio, las fuerzas gubernamentales, con el apoyo aéreo de la coalición árabe, desalojaron a yihadistas de AQAP de la base militar aneja al aeropuerto de Adén que habían logrado asaltar tras un ataque suicida. Estados Unidos, que considera a AQPA la rama más peligrosa de Al Qaeda, también lleva a cabo bombardeos regulares, normalmente, con drones, contra sus responsables y milicianos.

18 muertos en un atentado contra una boda en Kerbala

Al menos 18 personas murieron en un atentado suicida contra una boda este domingo por la noche cerca de la ciudad santa chií de Kerbala, en el sur de Irak, según ha informado este lunes la Policía. El ISIS ha reivindicado la autoría del ataque a través de la agencia de noticias Amaq, vinculada al grupo yihadista.

En un comunicado, la Policía ha indicado que cinco asaltantes, incluido un suicida, atacaron la celebración en la localidad de Ain al Tamer, al oeste de Kerbala. Los asaltantes abrieron fuego con ametralladoras y lanzaron granadas de mano, según el comunicado, que precisa que fueron abatidos por las fuerzas de seguridad.

Las informaciones iniciales de los medios locales el domingo por la noche, citando fuentes de seguridad, habían atribuido el ataque a una disputa entre dos tribus durante la celebración de la fiesta.

Sin embargo, a través de Amaq, Estado Islámico ha reivindicado este lunes la autoría. "Decenas de personas murieron y resultaron heridas después de que cuatro milicianos de Estado Islámico atacaran una concentración de chiíes en Ain al Tamer, al suroeste de Kerbala", ha informado la agencia.

Más información