Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallan el cadáver calcinado de una activista transexual en Estambul

Las organizaciones LGTBI llaman a la movilización para condenar el asesinato de Hande Kader, que se había destacado como defensora de los derechos de las trabajadores sexuales, y exigir justicia

Las organizaciones de defensa de los derechos del colectivo LGTBI (Lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexo) han llamado a la movilización este domingo para condenar el asesinato de la activista transexual Hande Kader y exigir justicia tras su brutal homicidio. Kader, que trabajaba como prostituta, fue vista por última vez hace dos semanas subiendo al vehículo de un cliente en el céntrico barrio estambulí de Harbiye. Tras denunciar su pareja y sus amigos la desaparición, la policía inició una operación de búsqueda que concluyó el pasado día 12, cuando los agentes descubrieron el cadáver calcinado de la mujer en el barrio de Zekeriyaköy, en el extremo norte de Estambul. Según algunas informaciones, Kader habría sido violada antes de ser asesinada. En la morgue, la pareja de Kader pudo identificar a la mujer por una prótesis que portaba, tras lo cual el cuerpo fue entregado a su familia para su entierro.

El crimen había pasado desapercibido en los grandes medios de Turquía hasta que esta semana el tema salió a la palestra por la presión de las organizaciones LGTBI y el hecho de que la diputada Selina Dogan, del partido socialdemócrata CHP, llevase la cuestión al Parlamento. Dogan denuncio que, pese a que “la igualdad sexual está protegida por la ley, no se respeta”, y afirmó que “las políticas discriminatorias” del gobierno del partido islamista AKP y “la falta de castigo” a los culpables han terminado por “legitimar la violencia contra las mujeres y el colectivo LGTBI”. La diputada recordó además que, desde 2008, 45 mujeres transexuales han sido asesinadas, por lo que abogó por introducir en la escuela una asignatura obligatoria sobre sexualidad para evitar estos crímenes de odio.

Hande Kader, de 23 años, había destacado como defensora de los derechos de los transexuales en las marchas del Orgullo Gay de Estambul, cuyas dos últimas ediciones han sido prohibidas. En 2015, las imágenes de la activista resistiendo a los caños de agua a presión y los gases lacrimógenos –y, poco después, siendo detenida por la Policía- dieron la vuelta al mundo. Kader también había actuado como activista por los derechos de las trabajadoras del sexo.

A principios de mes, un refugiado sirio homosexual, Muhammed Wisam Sankari, fue violado y asesinado también en Estambul. Su cuerpo apareció decapitado y mutilado.

Las contradicciones inherentes a la sociedad turca alcanzan igualmente la esfera sexual. Si bien la homofobia y la transfobia están ampliamente extendidas, dos mitos de la canción turca han sido Zeki Muren, que se travestía en sus funciones, y la transexual Bülent Ersoy. Pese a algunas excepciones como estas, el rechazo social en público obliga a muchos transexuales turcos a dedicarse a la prostitución, campo en el que tanto los transexuales como los travestis tienen gran demanda. Muchos turcos no consideran homosexual participar como sujeto activo en una relación con otro hombre y, de hecho, el Ejército turco solo permite librarse del servicio militar a los hombres gay que pueda documentar ser el sujeto pasivo de una relación homosexual.