Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ministro israelí prevé asentar hasta 500.000 colonos judíos al sur de Jerusalén

La Autoridad Palestina teme la división de Cisjordania con la expasión de los asentamientos

Marcha de protesta palestina ante el asentamiento de Modiin Illit, en Cisjordania, el 27 de febrero de 2015. Ver fotogalería
Marcha de protesta palestina ante el asentamiento de Modiin Illit, en Cisjordania, el 27 de febrero de 2015. AFP

Del principio de paz por territorios que inspiró los acuerdos de Oslo entre israelíes y palestinos parece haberse pasado, dos décadas después, al de terrenos para nuevas disputas. El ministro de Vivienda de Israel, el centrista Yoav Galant, considera que la población del gran conjunto de asentamientos judíos de Gush Etzion en Cisjordania, situado al sur de Jerusalén, deberá crecer desde sus 75.000 colonos actuales hasta llegar a medio millón dentro de una década, según informaba el diario Maariv.

Un ministro israelí prevé asentar hasta 500.000 colonos judíos al sur de Jerusalén

“Aquí hay gente que vive y existe, y vamos a ayudarla”, aseguró el martes Galant —uno de los escasos miembros del Gabinete que se ha declarado abiertamente partidario de alcanzar la solución de los dos Estados con los palestinos—, durante una visita al asentamiento de Tekoa para inspeccionar nuevas edificaciones en una de las áreas de colonización más orientales. “Este lugar tiene importancia histórica y estratégica”, enfatizó Galant, un exgeneral que participó en las guerras de Líbano (2006) y Gaza (2009) antes de entrar en política en las elecciones de 2015.

Polémica expansión

La ONG israelí Peace Now, que examina la expansión de los asentamientos en Cisjordania, ha denunciado ante el Tribunal Supremo que el Gobierno de Benjamín Netanyahu pretende expandir los asentamientos al sur de Jerusalén en la polémica zona de Givat Eitam, un proyecto conocido como E2 situado al sur de Belén, al otro lado de la barrera de separación erigida por Israel en Cisjordania desde hace una década. El primer ministro de la Autoridad Palestina, Rami Hamdalá, teme que Israel esté intentando anexionarse territorios palestinos. “Quieren construir un nuevo asentamiento ilegal y una carretera junto a Belén, en un nuevo intento de cortar en dos Cisjordania”, advirtió el dirigente en Ramala, citado por The Jerusalem Post.

La ciudad de Belén y sus localidades anejas se encuentran ya prácticamente rodeadas de urbanizaciones judías, como Har Homa y Gilo. La construcción de una nueva gran colonia al sur dejaría prácticamente aislada a la mayor ciudad cristiana palestina y haría inviable, según la Autoridad Palestina, la constitución de un nuevo Estado al quedar quebrada su continuidad territorial.

Obreros trabajan en la construcción de un edificio en el asentamiento judío cisjordano de Maale Adumim en mayo de 2014. ver fotogalería
Obreros trabajan en la construcción de un edificio en el asentamiento judío cisjordano de Maale Adumim en mayo de 2014. REUTERS

Una situación similar de ruptura amenaza con producirse en la zona este de Jerusalén, donde el Ejecutivo israelí prevé levantar un gran asentamiento, el denominado proyecto E1, para enlazar la Ciudad Santa con Maale Adumin, una de las mayores colonias de Cisjordania.

La Unión Europea y Estados Unidos consideran que el proyecto E1 es una línea roja que Israel no debe traspasar para evitar poner en peligro una salida negociada. El Departamento de Estado norteamericano advirtió de que los anunciados planes israelíes para establecer un nuevo asentamiento al sur de Jerusalén que deje aislado a Belén “son incompatibles con la búsqueda de la solución de los dos Estados”.