Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turquía cierra un diario prokurdo y detiene a 24 empleados, entre ellos uno con nacionalidad española

Perseguido por sus viñetas críticas, el dibujante Dogan Güzel había escapado en 2002 a España, donde obtuvo el asilo político y la nacionalidad

Un tribunal turco ordenó hoy el “cierre temporal” de uno de los más reputados diarios prokurdos del país, Özgür Gündem, tras acusarlo de difundir “propaganda del grupo terrorista” kurdo PKK y de “actuar como el órgano oficial de esta organización armada”. A las pocas horas de esta decisión, efectivos de la policía penetraron en la sede del periódico, donde requisaron varios ordenadores y detuvieron a 24 empleados, entre directivos, periodistas, dibujantes, fotógrafos y cámaras, según informa Özgür Gündem en su edición en línea. Uno de ellos, Dogan Güzel, tiene la nacionalidad española.

Policías antidisturbios bloquean la calle que lleva a la sede del periódico Ozgür Gündem, cerrado hoy de forma temporal por orden judicial.
Policías antidisturbios bloquean la calle que lleva a la sede del periódico Ozgür Gündem, cerrado hoy de forma temporal por orden judicial. AFP

Güzel ya había sido perseguido anteriormente por sus viñetas críticas con el Gobierno, el Ejército y el trato recibido por los kurdos en Turquía, que le llevaron a la cárcel en 1998, aunque pudo salir al año siguiente gracias a una amnistía. En 2002, huyó a España y obtuvo asilo político. Residió en Madrid y posteriormente en Sevilla, donde continua empadronado, ya que vive a caballo entre España y Turquía. Aunque colabora periódicamente en Özgür Gündem, este martes solo se encontraba de visita en el diario pues habitualmente no trabaja dentro de la redacción. Según explicaron a EFE fuentes diplomáticas, la embajada de España está siguiendo el caso y tratando de ponerse en contacto con Güzel.

“Primero se lo llevaron a la comisaría de Beyoglu (el barrio donde se encuentra el diario) y después lo trasladaron a la Dirección General de Seguridad, nos ha dicho su abogado. Desde entonces, nadie, ni sus abogados ni sus familiares han podido contactar con los detenidos, debido a la normativa del estado de emergencia”, aseguró a EL PAÍS Zekine Türkeri, amiga del dibujante: “Dogan es muy respetado y querido por los kurdos y es reconocido por la profesión como uno de los mejores dibujantes de Turquía”.

En diversas cuentas de Twitter ligadas a medios de oposición se mostraron imágenes de a algunos de los detenidos con las vestimentas rotas y vídeos en los que, durante la redada policial, se apreciaban gritos. El Partido de la Democracia de los Pueblos (HDP), principal formación prokurda y tercera del Parlamento turco, tachó lo ocurrido hoy de “inaceptable” y de “violación del derecho a la información y de la libertad de expresión y pensamiento”.

Una fuente del Ejecutivo turco, consultada por EL PAÍS, aseguró que la decisión judicial tomada hoy “no tiene que ver” ni con el Gobierno ni con el estado de emergencia impuesto tras el golpe de Estado del pasado 15 de julio, durante el cual 130 medios —prácticamente todos ellos ligados a la cofradía del clérigo Fethullah Gülen— han sido clausurados por decreto gubernamental y unos 80.000 funcionarios purgados de sus puestos. “En este caso (el de Özgür Gündem) se trata de una orden judicial y los acusados tienen derecho a apelarla”, afirmó la fuente.

Fundado en 1992, Özgür Gündem es posiblemente la publicación turca que más órdenes de cierre ha acumulado en sus años de existencia. Durante las década de los noventa —el periodo de la guerra sucia en el fragor de la lucha contra el PKK—, su cobertura crítica del conflicto kurdo le supuso innumerables juicios, detenciones de sus periodistas e incluso el asesinato de varios de ellos, cuyos responsables nunca fueron detenidos. Para evitar la persecución hubo de ser refundado con distinto nombre diversas ocasiones hasta que en 2011 se le permitió recuperar su cabecera original. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha emitido varias sentencias condenando a Turquía por haber violado la libertad de expresión al ordenar el cierre de dicha publicación sin demostrar con pruebas fehacientes la relación entre Özgür Gündem y el PKK.

Desde la reanudación del conflicto con el PKK hace un año, la presión sobre los medios kurdos se ha incrementado y numerosas webs informativas han sido censuradas. Özgür Gündem —con una tirada inferior a las 7.000 copias diarias— se enfrenta además a numerosos juicios, acusado por la Fiscalía, entre otras cuestiones, de publicar columnas de Abdullah Öcalan, el encarcelado líder del PKK, organización considerada terrorista por Turquía, la UE y EEUU.

Numerosos periodistas, intelectuales y activistas se habían solidarizado con Özgur Gündem y, desde el pasado 3 de mayo, 56 han hecho, por un día, la labor de director del periódico, lo que ha llevado a la Justicia a procesar a 16 de ellos, incluido el representante de Reporteros Sin Fronteras en Turquía, Eröl Önderoglu; la presidenta de la Fundación de Derechos Humanos de Turquía, Sebnen Korur Fincanci, y el periodista Ahmet Nesin, que fueron detenidos el pasado junio aunque posteriormente liberados.