El largo brazo de Erdogan en Alemania

Crece el temor a que la influencia del presidente turco en la diáspora desestabilice el país germano

Ciudadanos turcos, en una marcha pro-Erdogan en Colonia, el pasado 31 de julio.
Ciudadanos turcos, en una marcha pro-Erdogan en Colonia, el pasado 31 de julio.HENNING KAISER (EFE)

Alemania, el país que abrió las puertas a casi un millón de ciudadanos turcos que comenzaron a llegar al país, a partir de octubre de 1961, en calidad de gastarbeiter (trabajadores huéspedes) y que hoy alberga a la mayor diáspora turca en el mundo, pasó a convertirse, según la prensa oficialista turca, en uno de los peores enemigos de Ankara, a causa de una decisión adoptada por el Tribunal Constitucional alemán. La más alta instancia jurídica del país prohibió la difusión de un mensaje en directo del presidente Recep Tayyip Erdogan a sus compatriotas, que se reunieron el domingo pasado en Colonia para expresar su condena al intento de golpe de Estado y su solidaridad al mandatario turco.

Más información
Excesos de Erdogan

La prohibición llevó al ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, a llamar a consultas al encargado de negocios alemán para expresarle el disgusto y la protesta por la prohibición, que calificó como una “vergüenza para Alemania” La prensa turca aliada del régimen, por su parte, recibió órdenes de insultar a la canciller Angela Merkel a quien caricaturizó como una copia femenina de Hitler y acusó a Alemania de ser el “peor enemigo” de Turquia.

Ante los ataques, el Gobierno alemán optó por la cautela, la canciller por el silencio y el ministerio de Asuntos exteriores alemán por la diplomacia. Pero nadie en el Ejecutivo alemán ha querido admitir públicamente una inquietud que comenzó a surgir a partir de la asonada militar fallida contra Erdogan, a causa del curso autoritario que ha tomado el gobierno turco y la poca disimulada influencia que está ejerciendo entre la comunidad turca en Alemania, una diáspora de tres millones de personas, la mitad de las cuales aún conserva su pasaporte turco y puede participar en las elecciones de su país natal.

Líderes de la comunidad turca, expertos alemanes y algunos políticos de la oposición han expresado un temor que está basado en una realidad que parecía no existir. “No tenemos que permitir que el largo brazo de Erdogan influya en la política interna de Alemania”, alertó el diputado de los Verdes, Çem Ozdemir, un político que recibió amenazas de muerte después de votar a favor de una resolución aprobada en el Bundestag casi por unanimidad y que reconoció como “genocidio”, la masacre llevada a cabo por el ejército otomano contra la población armenia a comienzos del siglo XX.

Las advertencias de Ozdemir, que también detenta el cargo de copresidente del partido Los Verdes, no fueron gratuitas por una razón que parecía haber pasado inadvertida en el país, pero que cobró una peligrosa vigencia después de la asonada golpista en Turquía. A través de organizaciones políticas y religiosas financiadas por el partido AKP y el Gobierno turco, el presidente Erdogan ha comenzado a envenenar la convivencia entre la comunidad turca y, al mismo tiempo, intenta ejercer una interesada influencia en la sociedad alemana.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Antes y después de la asonada golpista, algunas escuelas que patrocina en Alemania el movimiento Hizmet fundado por Fethullah Gülen, han sido atacadas y se han distribuido listas de restaurantes y locales de simpatizantes del clérigo, a quien el régimen turco ha denunciado como responsable intelectual del intento de golpe.

“Todas las personas que se expresan en forma crítica de lo que está pasando en Turquía son acusados de traidores o enemigos del país”, dice Kazim Erdogan, un conocido líder de la comunidad turca de Berlín y que fue condecorado por el presidente de Alemania, Joachim Gauck, en premio a su trabajo de toda la vida en la capital alemana: favorecer la integración de sus compatriotas. “La gente, turcos y alemanes, tiene miedo y el presidente Erdogan tiene muchos medios y simpatizantes en Alemania y con ellos puede desestabilizar a Alemania”.

El temor de Kazim Erdogan también es compartido por Susanne Schröter, directora del Centro de Investigación de Islamismo Global de la Universidad de Fráncfort. La investigadora dijo a El País que el presidente turco está intentando influir políticamente en Alemania a través de dos organismos cercanos al régimen, la organización Unión de Demócratas Turcos Europeos (UETB) y DETIB, la mayor organización de mezquitas en Alemania y cuyos imanes son financiados por el gobierno turco.

“Muchos ciudadanos turcos tienen miedo, porque el régimen de Erdogan califica a toda la oposición a su gobierno como terroristas”, señala la investigadora. “Hay muchas amenazas contra la oposición turca en Alemania y esto representa un gran problema para la seguridad interna de Alemania. El presidente Erdogan está ejerciendo una importante influencia política en Alemania y espero que nuestros organismos de seguridad estén alertas y protejan a la gente que se siente amenazada”.

El presidente de la Comunidad Turca de Alemania, Gökay Sofuoglu, añade otra idea sobre la influencia del presidente Erdogan en Alemania. El líder de la comunidad turca afirma que las relaciones germano-turcas atraviesan una dinámica peligrosa y que el presidente Erdogan está chantajeando a Berlín a causa del pacto de refugiados que negoció la Unión Europea con Ankara. “El éxito de ese pacto depende de la buena voluntad del Gobierno turco y Erdogan está utilizando esa situación a su favor y por eso también su influencia es tan grande”, dice Sofuoglu.

Los intentos de chantaje del presidente turco han provocado un silencio de cementerio en la cancillería alemana. Merkel no ha querido responder a los ataques que ha recibido desde Turquía y tampoco ha reaccionado a los intentos de Ankara de acabar con la convivencia pacífica que existía en la comunidad turca.

“La canciller Merkel cometió un error al negociar el pacto de refugiados con Turquía. Es cierto que la llegada de refugiados disminuyó drásticamente, pero Merkel evita criticar en voz alta lo que está pasando en Turquía, porque se siente dependiente de lo que pueda hacer el presidente Erdogan. Ella quedó atrapada con ese pacto”, dice Sussane Schröter.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS