_
_
_
_

Detenido un iraquí en Polonia acusado de posesión de explosivos en vísperas de la JMJ

Las autoridades hallaron en su poder "trazas de explosivos" pero insuficientes para una detonación. El país acoge desde mañana las Jornadas Mundiales de la Juventud

Varios peregrinos en Cracovia, este lunes.
Varios peregrinos en Cracovia, este lunes. RADEK PIETRUSZKA (EFE)

Las autoridades polacas han puesto a disposición judicial y en periodo de detención preventiva a un iraquí acusado de posesión de explosivos. El hombre fue detenido en Lodz, en el centro del país, en vísperas de la celebración en Cracovia de las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ), que reunirán en Polonia a miles de católicos entre el 26 y el 31 de julio. Aunque en un primer momento se dijo que el detenido podía estar preparando un acto terrorista, la fiscalía ha precisado que no hay evidencias que permitan acusarle de ese delito.

Según la información de la fiscalía, el hombre fue interrogado el jueves y en su habitación de hotel se hallaron "trazas de explosivos", aunque insuficientes para una detonación. Los medios polacos cuentan que también se han localizado trazas de explosivos en Cracovia, donde el iraquí, de 48 años, estuvo recientemente y donde se prevé que viaje el Papa francisco para encontrarse con los miles de jóvenes católicos que participarán en las actividades de la JMJ.

"El hombre ha sido puesto en detención preventiva por dos meses, acusado de posesión de explosivos, lo que es un delito contra la seguridad pública [que puede derivar en una condena de entre seis meses y ocho años de cárcel]. La fiscalía nacional ha abierto una investigación", ha declarado el portavoz del tribunal de Lodz.

La fiscal Beata Marczak, de la fiscalía general, ha explicado que el detenido es un iraquí, que disponía de un pasaporte "rudimentario". Su identidad, su origen y los motivos de su estancia en Polonia aún son objeto de investigación; también los lugares donde estuvo y las personas que contactó.

Con el reciente atentado terrorista de Niza, en Francia, y los ataques de Baviera —uno hace una semana en un tren, cuando un solicitante de asilo afgano atacó a varios viajeros, antes de ser abatido, y otro este domingo en un bar de Ansbach; ambos reivindicados por el ISIS—, las autoridades polacas han reforzado las medidas de seguridad en torno a la JMJ para proteger a los asistentes. Han movilizado para ello a más de 40.000 efectivos. 

Además, Polonia ha denegado la entrada en el país a alrededor de 200 personas, debido a las medidas de seguridad, según ha explicado el Ministro del Interior, Mariusz Blaszczak, que sin embargo no ha precisado los motivos por los que se les ha impedido el acceso.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_