Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho de las nueve víctimas de Múnich tenían menos de 20 años

David Sonboly mató el viernes a tiros a nueve personas, muchos de ellos menores de edad, en las inmediaciones de un centro comercial en Múnich. Horas después, el atacante acabó con su propia vida

Nueve, más el propio autor. Es el número de víctimas mortales que el joven germano-iraní de 18 años dejó durante la tarde del viernes en las inmediaciones del centro comercial Olympia, al norte de Múnich (Alemania). Estas son algunas de las vidas rotas el viernes en un centro comercial de Baviera. Ocho de los nueve fallecidos eran menores de 20 años.

Naim Zabergja muestra la foto de su hijo Dijamant, de kosovo, asesinado a tiros en Múncih.
Naim Zabergja muestra la foto de su hijo Dijamant, de kosovo, asesinado a tiros en Múncih. EFE

Casi todas las víctimas eran adolescentes que pasaban un rato en el restaurante de la cadena McDonalds (varias informaciones apuntan a que fue el propio tirador el que convocó a sus víctimas a través de una invitación en Facebook), donde murieron la mayoría de ellos.

El goteo de confirmaciones de sus identidades avanza conforme pasan las horas. Sevda Dag, Can Leyla y Selcuk Kilic son las tres víctimas turcas cuyas identidades ha desvelado el ministero de Exteriores del país euroasiático, Mevlut Cavusoglu. Un hombre de origen griego, según las autoridades helenas y germanas, habría fallecido también tras el tiroteo.

El Ministerio de Exteriores de Kosovo ha informado también que entre los muertos hay tres de sus ciudadanos. Zabergja Dijamant, de 21 años, es una de las víctimas kosovares asesinada a tiros por David Sonboly. Su propio padre, Naim, anunció su muerte en su cuenta de Facebook, según el rotativo británico Telegraph: "Con una enorme tristeza debo decir que mi hijo es una de las víctimas del tiroteo de Múnich". La joven Armela Segashi sería la segunda víctima mortal kosovar identificada, según publicó su propio hermano también en Facebook. Y Sabina Sulaj sería el tercer nombre de una de las nueve víctimas de Kosovo que se dio a conocer.

A falta de que se conozcan más datos, la Policía ha confirmado que dos de los fallecidos tenían 13 años, tres tenían 14, uno tenía 17 y otro, 20. Aún quedan dos cuerpos por identificar pero se estima que tienen 20 y 45 años respectivamente. Seis de las víctimas eran mujeres y niñas y tres, chicos, según The Guardian. El propio autor de los disparos, David Sonboly, de 18 años, se suicidó tras el ataque.

Además de los nueve fallecidos y el propio autor de los hechos que, según la policía, padecía de depresión y estaba en tratamiento, otras 16 personas resultaron heridas. Una decena de ellas aún se encuentra en estado "crítico", según las fuerzas de seguridad.