Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valls alerta del riesgo de que el ISIS logre fracturar a la sociedad francesa

El 67% de los franceses no confía en la capacidad del Ejecutivo para proteger a la población, según un sondeo de 'Le Figaro'

Atentado en Niza
Desde la izquierda, el ministro de Exteriores francés, el presidente y el primer ministro salen de visitar un centro de ayuda a víctimas en París, el 16 de julio. REUTERS

Tras los ataques de la ultraderecha, la derecha francesa mantiene las espadas en alto contra el Gobierno a nueve meses de las elecciones. El hoy líder de la oposición Nicolas Sarkozy asegura que el Ejecutivo podía haber hecho más en la lucha contra el terrorismo y el periódico conservador Le Figaro ha publicado un sondeo, elaborado al día siguiente de la matanza, que indica que el 67% de los franceses no confía en la gestión gubernamental para proteger a los ciudadanos. Abucheado por la mañana en Niza, Valls ha alertado: “No permitamos que el ISIS logre su objetivo de fracturar a la sociedad”.

Después de anteriores atentados, como los de enero y noviembre de 2015, la popularidad del presidente François Hollande se disparó. La refriega política está logrando una reacción muy distinta tras el tercer gran atentado terrorista que sufre Francia en poco más de año y medio.

“No se ha hecho todo lo que se podía haber hecho en dieciocho meses”, declaraba Sarkozy el domingo por la noche. Su máximo rival en las primarias de la derecha, el exprimer ministro Alain Juppé, acusaba este lunes desde Berlín al Ejecutivo de intentar acallar las críticas a la gestión gubernamental. “La virulencia de la reacción del Gobierno es sospechosa”, decía. “Es una cortina de humo”.

A las 24 horas de la matanza en la que perdieron la vida 84 personas, Le Figaro puso en marcha un sondeo de resultados demoledores para el Gobierno socialista. Solo el 33% de los franceses confían en su gestión antiterrorista. En encuestas anteriores, esa confianza rozaba el 50%. Según este nuevo estudio, la población se ha radicalizado pidiendo medidas de extrema dureza para garantizar la seguridad. El 68% de los ciudadanos es favorable a encarcelar a los individuos sospechosos de terrorismo marcados con la famosa ficha S, que son 12.000 en toda Francia. El 91% quiere la cadena perpetua efectiva para los terroristas; algo ya contemplado en la última reforma legal.

La crispación política y social continúa cuatro días después del atentado. Manuel Valls asistía esta mañana al minuto de silencio en Niza junto al presidente de la región Provenza-Alpes-Costa Azul, el conservador Christian Estrosi, uno de los primeros en lanzar duras acusaciones al Gobierno por no haber sabido evitar el atentado. Parte del público abucheó e insultó al primer ministro. “Esos abucheos y esos insultos son indignos”, ha respondido por la tarde Valls en París. “No podemos permitir que el ISIS [Estado Islámico] logre su objetivo, que es fracturar nuestra sociedad”

El Gobierno hace llamamientos a la unidad y, a la defensiva, recuerda el arsenal de medidas antiterroristas puestas ya en marcha, los éxitos obtenidos (16 atentados desactivados desde 2013) y la imposibilidad de reducir el riesgo a cero.

El ministro de Defensa Jean-Yves Le Drian ha informado de nuevos bombardeos durante el fin de semana en Siria e Irak dentro de la Coalición Internacional contra el ISIS y el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, ha culpado a Sarkozy, expresidente de la República, de destruir 12.500 empleos en los cuerpos de seguridad del Estado. Asegura también que en la anterior legislatura se debilitaron los servicios de inteligencia.

El Gobierno quiere ahora reorientar la Operación Centinela para reforzar sus fronteras. “Hay individuos aislados capaces de pasar a la acción, pero disponen en nuestro territorio de redes yihadistas”, ha explicado Cazeneuve tras el consejo extraordinario de Defensa y Seguridad celebrado este lunes en el Palacio del Elíseo. “En Irak y Siria, el ISIS dispone de una verdadera fábrica de documentos falsos”.