Los dos principales partidos en Irlanda acuerdan un Gobierno en minoría

El primer ministro en funciones aún necesita el apoyo de 14 diputados independientes

El primer ministro irlandés, Enda Kenny, con el líder del Fianna Fail, Micheal Martin, el 24 de abril en una conmemoración en Dublín.
El primer ministro irlandés, Enda Kenny, con el líder del Fianna Fail, Micheal Martin, el 24 de abril en una conmemoración en Dublín. CLODAGH KILCOYNE (REUTERS)

Dos meses después de la celebración de las elecciones generales, Irlanda va camino de tener Gobierno. Los dos principales partidos, Fine Gael y Fianna Fáil, han alcanzado un acuerdo que permitirá al primero gobernar en minoría. El actual primer ministro en funciones, Enda Kenny, volverá a liderar el Ejecutivo, gracias al apoyo de su rival, el Fianna Fáil, al que arrebató el poder en 2011.

El acuerdo se produce después de varias horas de reunión entre los dos partidos, según el Irish Times, que han publicado sendos comunicados anunciando el desbloqueo de las negociaciones iniciadas tras las elecciones del 26 de febrero. Estas dieron como resultado un Parlamento fragmentado, que impedía la reedición de la coalición entre el Fine Gael y los laboristas, que gobernaron el país desde 2011.

"Tenemos un acuerdo", ha dicho el ministro de Transportes en funciones, Paschal Donohoe a los periodistas, tras semanas de conversaciones entre ambas formaciones políticas. Según el pacto, Fianna Fáil se abstendrá en las votaciones clave, permitiendo al Ejecutivo aprobar legislación. El texto del acuerdo aún tiene que ser ratificado por los grupos parlamentarios de Fine Gael y Fianna Fáil.

Tras las elecciones de febrero, los dos partidos que gobernaron en coalición durante los últimos cinco años, el centrista Fine Gael y el Partido Laborista, se quedaron muy lejos de la mayoría absoluta. Los votantes castigaron a los partidos gobernantes, en unos comicios que se vivieron como una reválida a la gestión de los años posteriores al rescate financiero al que el país se vio sometido en 2010.

Cinco años de austeridad devolvieron al país a la senda del crecimiento (su PIB aumenta más que ningún otro país de la eurozona), pero los recortes en el gasto público han perjudicado a amplias capas de la población. Los laboristas, socios minoritarios del Gobierno, se llevaron la peor parte, reteniendo solo siete de los 37 escaños que ocupaban desde 2011.

El Fine Gael ganó las elecciones, pero bajó de 76 a 50 escaños. El Fianna Fáil, en la oposición tras gobernar el país hasta 2011, subió de 20 a 43 escaños, y el Sinn Féin de 14 a 23. Pero el Fine Gael, que se ha alternado durante décadas en el poder con el Fianna Fáil, descartó en la campaña pactar con ninguno de estos dos partidos. Algo que han acabado haciendo para deshacer el bloqueo en el que ha estado el país estos dos meses.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Pablo Guimón

Es el redactor jefe de la sección de Sociedad. Ha sido corresponsal en Washington y en Londres, plazas en las que cubrió los últimos años de la presidencia de Trump, así como el referéndum y la sacudida del Brexit. Antes estuvo al frente de la sección de Madrid, de El País Semanal, y fue jefe de sección de Cultura y del suplemento Tentaciones.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS