Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo Electoral permite iniciar el proceso revocatorio contra Maduro

La oposición decidirá esta tarde si mantiene la convocatoria de la manifestación de mañana

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, este martes en Caracas.
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, este martes en Caracas. REUTERS

El Consejo Nacional Electoral (CNE), dominado por el chavismo, ha dado inicio al largo y tortuoso camino que le espera a la oposición de Venezuela para intentar despojar a Nicolás Maduro de sus atribuciones como jefe de Estado. La autoridad comicial ha comunicado que ha instruido a la Comisión de Participación Política y Financiamiento para que entregue el formulario y las instrucciones para recolectar las firmas que avalen la petición.

La petición de la oposición de estas planillas se había demorado durante días, ante la negativa del Consejo Electoral a ofrecerlas. Ahora se inicia un largo proceso con el que los opositores al régimen mantienen su lucha frente al chavismo.

En la etapa inicial del proceso, la normativa electoral establece que el 1% del padrón electoral (197.978 electores), constituido en una organización de ciudadanos, debe respaldar la solicitud. La oposición espera apoyar ese operativo y cumplir con el trámite en cinco días. Luego esas firmas serán auditadas durante los cinco días siguientes para impedir que sean fraudulentas.

Hay un precedente que obliga a la oposición a actuar con rigor. El periodista especializado en procesos electorales Eugenio Martínez recuerda que el CNE invalidó 6% de 2.040 firmas que entregó la Mesa de la Unidad Democrática hace dos semanas en una recolección controlada.

En caso de que la oposición supere esa prueba faltarían otros dos pasos. Lograr que el 20% de los electores, en jornadas de tres días consecutivos supervisadas por el CNE, estampen su rúbrica para organizar el plebiscito. En un eventual referéndum los adversarios de Maduro deberán obtener un voto más que los obtenidos por el presidente en las elecciones sobrevenidas del 14 de abril de 2013.

Después de las trabas denunciadas por la oposición la noticia fue tomada este martes con alegría por los promotores de la consulta, el partido Primero Justicia. El más alegre era el coordinador nacional de esa tolda y jefe de la bancada opositora en el Parlamento, Julio Borges: “Ha comenzado en Venezuela un proceso de cambio irreversible. Saldremos de la crisis como debe ser: juntos y en paz”, escribió en Twitter. Mucho más pausado el miembro más prominente de esa organización, el excandidato presidencial Henrique Capriles Radonski, que ha anunciado que en las próximas horas dará a conocer a sus seguidores cómo proseguirá el proceso.

Presión popular

La oposición había organizado para este miércoles una gran movilización desde el este y hacia el centro de Caracas para reclamar al CNE sus tardías respuestas. Entre los analistas políticos había un consenso: la presión popular había obligado a las autoridades comiciales a actuar con prontitud y entregar la planilla. La marcha no había sido cancelada la tarde del martes, pero su principal motivación había quedado apartada.

Han sido días muy tensos en Venezuela por el fallo en el sistema eléctrico y los crónicos problemas de abastecimiento de insumos básicos. Una protesta como la anunciada sumaba un problema mayor para las autoridades policiales y militares, que intentan controlar los focos principales de la protesta. En Maracaibo, la capital del estado de Zulia, en el occidente del país, manifestantes saquearon una farmacia, una mueblería y una panadería, según el diario La Verdad. El secretario de seguridad de la provincia ha suspendido los días libres de la policía para enfrentar mayores contingencias. La tensión social sigue en aumento en el país por la crisis política, social y económica de los últimos meses.

Más información