Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia prolongará por dos meses el estado de excepción

La Eurocopa se desarrollará con las especiales medidas de seguridad que rigen desde el 13-N

Un miembro de un cuerpo especial antiterrorista trabaja en un simulacro de bomba, en la estación de Montparnasse.
Un miembro de un cuerpo especial antiterrorista trabaja en un simulacro de bomba, en la estación de Montparnasse. AP

Francia quiere asumir el menor riesgo posible. La amenaza terrorista y la Eurocopa 2016, que se juega en este país, incitan al Gobierno a prolongar por dos meses (a partir del 26 de mayo) el estado de excepción. Así lo ha decidido esta mañana el Consejo de Ministros reunido en el Palacio del Elíseo. Para que entre en vigor, la propuesta debe ser confirmada por el parlamento, donde los partidos suelen cerrar filas en torno a la lucha antiterrorista. La Eurocopa 2016 empieza el 10 de junio y termina un mes más tarde. Otro gran acontecimiento deportivo, el Tour de France (del 2 al 24 de julio) también se desarrollará, por tanto, bajo extremas medidas de seguridad.

El estado de excepción fue decretado el 26 de noviembre por tres meses, justo después de los atentados de París que costaron la vida a 130 personas. Se prolongó en febrero por otros tres meses. Dicha situación excepcional permite a las autoridades realizar registros y aplicar la asignación de residencia sin previo mandamiento judicial. El Ministerio del Interior asegura que tales medidas han facilitado abortar varios atentados. El último de ellos fue el que presuntamente preparaba Reda Kriket, un hombre relacionado con los atentados de Bruselas y con los de París del 13 de noviembre, detenido en marzo pasado tras encontrar la policía un importante arsenal en un apartamento que había alquilado meses antes en la capital francesa.

El estado de excepción dificulta también la organización de manifestaciones, lo que puede ser un freno importante a las celebraciones callejeras habituales en el mundo del fútbol y puede afectar al Tour. El primer ministro Manuel Valls ha advertido en una entrevista radiofónica, sin embargo, que dichas manifestaciones no están a priori prohibidas. La habilitación de zonas públicas en las que concentrarse para seguir los acontecimientos a través de grandes pantallas será, en principio, posible. "Esas zonas no están en cuestión", ha dicho Valls. "La Eurocopa debe ser una fiesta con los estadios llenos, con las fan-zonas repletas, y con entusiasmo, espero, en torno al equipo de fútbol de Francia".

El portavoz del Gobierno, Stéphane Le Foll, ha recordado que las medidas excepcionales se toman solo contra el terrorismo. No obstante, el estado de excepción desembocó durante la Cumbre del Clima de París, en diciembre pasado, en la prohibición de las marchas convocadas por los ecologistas. El Gobierno prevé para la Eurocopa 2,5 millones de espectadores en los los 51 partidos de fútbol previstos. Desplegará más efectivos, ha prometido, para garantizar la seguridad.

Durante los cinco meses ya transcurridos bajo estado de excepción, la policía ha realizado 3.549 registros administrativos y se han requisado 743 armas. Del total de registros, 592 han terminado en un procedimiento judicial, se han pronunciado 67 condenas y siguen detenidas 56 personas, según los datos oficiales aportados hoy por el Gobierno. Cuatro de los registros han sido anulados posteriormente por la justicia. La asignación a residencia permite a la policía mantener a sospechosos bajo estrecha vigilancia en un lugar determinado por el Ministerio del Interior. 69 personas están hoy todavía bajo esa especie de arresto domiciliario que obliga a estar localizable doce horas al día.