Atentados en el corazón de la UE

Mohamed Abrini, el aprendiz de soldador que frecuentaba las cárceles

Amigo de Abdeslam, el joven belga, hombre del sombrero confeso, perdió un hermano en Siria

AFPMohamed Abrini, el confeso hombre del sombrero del aeropuerto.HO (AFP) / ATLAS (atlas)

Amigo de la adolescencia de Salah Abdeslam. Aprendiz de soldador. Panadero. Delincuente. Amante del dinero. Expresidiario. Radical del que se sospecha que retornó de Siria. Terrorista implicado en los atentados de París. Y en los de Bruselas. El hombre del sombrero. Mohamed Abrini ha sido, a sus 31 años y en un orden similar, todo eso, una carrera que desde este viernes ha retrocedido a una etapa anterior, la de la prisión, esta vez no por robo ni tráfico de drogas, sino por su participación en los dos mayores atentados que ha sufrido Europa en los últimos meses.

De nacionalidad belga y origen marroquí, Abrini creció en el barrio bruselense de Molenbeek, una zona con una amplia comunidad musulmana —en su mayoría de origen marroquí— donde la tasa de desempleo ronda el 30%, de las más altas del país. Allí conoció a Salah Abdeslam, cerebro de los atentados de París, y a su hermano Brahim, uno de los suicidas del 13-N, de los que era vecino y a los que les une una íntima amistad desde la adolescencia.

Más información

Antes de la mayoría de edad Abrini entra ya en el mundo de la delincuencia. El primer robo de su largo historial de delitos lo comete con 17 años. Poco después, a los 18, abandona, según su familia, sus estudios de soldador. También trabaja como panadero, lo que le vale desde entonces el sobrenombre de Brioche, pero su actividad delictiva va ganando peso con los años: acumula más de una veintena de cargos por encubrimiento, amenazas, o tráfico de drogas y de armas, lo que le lleva a prisión en varias ocasiones, la última en 2014.

Ese mismo año, su hermano pequeño, Suleyman, muere en Siria tras ocho meses combatiendo con el Estado Islámico. Su madre explicó a los investigadores que cuando Mohamed Abrini se enteró de la noticia "se echó a llorar". Pese a ello, una de sus hermanas se negaba a aceptar que Mohamed hubiera seguido un camino similar al de Suleyman. "Para mi son como el día y la noche", le defendía en una entrevista a la televisión belga RTL alegando que Mohamed es "una persona viajera".

Hasta entonces no hay testimonios que hablen de una deriva radical de Mohamed Abrini. Su nombre aparece sin embargo poco después, en junio de 2015, en una lista de 85 nombres que el barrio de Molenbeek recibe de los servicios de inteligencia sobre radicalizados. El foco se pone sobre él al aparecer junto a Abdeslam en la grabación de una cámara de seguridad en una gasolinera de Ressons (Francia), en la autovía en dirección a París. Ambos iban a bordo de un Renault Clio negro que luego se utilizaría en la masacre.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí
Agentes en Anderlecht, poco después de la detención de Abrini.
Agentes en Anderlecht, poco después de la detención de Abrini.Geert Vanden Wijngaert / AP

Las investigaciones no lo sitúan en París la noche de los atentados, sino en Bruselas. Uno de sus hermanos dice haberle visto en Bruselas ese día a las cinco de la tarde, y su hermana afirma que esa tarde Abrini tenía una cita para firmar a las 20.15 el contrato de alquiler de un apartamento en el que planeaba instalarse en febrero junto a su prometida.

"Es peligroso y probablemente está armado", advertía la fiscalía el pasado 24 de noviembre, cuando emitió una orden de arresto internacional en su contra después de que Abrini desapareciera tras los ataques de París. Aquel día facilitó una fotografía suya y pidió la colaboración ciudadana para identificarle. Además, le señaló como "sospechoso de haber estado en Siria y haber retornado". 

Tras más de cuatro meses huido, su arresto se produjo en la tarde de este viernes en Anderlecht, al suroeste de la capital belga. Al día siguiente, la fiscalía belga informa en un comunicado que Abrini ha reconocido ser el hombre del sombrero, el tercer terrorista del aeropuerto de Bruselas, un ataque que las últimas revelaciones del ministerio público indican que fue precipitado por la presión de las fuerzas de seguridad, dado que su objetivo real era volver a atentar en Francia. Las huellas de Abrini están en el piso del que salieron los yihadistas rumbo a Zaventem, lo que lo implica tanto en los atentados de París como en los de Bruselas.

"Le encanta el dinero"

Uno de los detenidos por el 13-N, Ali Oulkadi, pone en duda la motivación religiosa de Abrini en una declaración a los investigadores: "A Brioche le encanta el dinero y ha manejado mucho. Se rumorea que en un golpe sacó 200.000 euros. Es un ladrón que nunca ha hablado de religión o lo que quiera que sea que se trae entre manos", dijo de él a los investigadores.

En su recién publicado libro La verdad sobre Molenbeek, que apareció tras los atentados de París pero justo antes de los de Bruselas, el alcalde socialista del barrio durante 20 años, Philippe Moureaux, dedica un breve pasaje a Abrini, al que no conoce pese a que creciera en Molenbeek: "Cuando se habla de la preparación de los atentados [de París] encontramos a un personaje que puede ser importante aunque no estuviera en París el 13 de noviembre. Se trata de un tal Mohamed Abrini. La investigación ha revelado que el contacto entre París y Bruselas era constante mientras se preparaba la operación terrorista. ¿Quién ha hecho de enlace entre las dos capitales? ¿Tal vez Abrini?", se pregunta.

La respuesta a esa cuestión, como a muchas otras, la tiene Mohamed Abrini.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50