Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro liberal Macron agita Francia con un movimiento político

El máximo rival de Valls para el futuro de la izquierda moderada no descarta ser candidato presidencial

El ministro francés de Economía e Industria, Emmanuel Macron, visita este miércoles una planta de producción.
El ministro francés de Economía e Industria, Emmanuel Macron, visita este miércoles una planta de producción. AFP

Emmanuel Macron, el electrón libre del actual gobierno socialista francés, ha dado un golpe de mano al anunciar este miércoles que ha decidido lanzar un movimiento político propio. Considerado el máximo representante del ala socioliberal del Ejecutivo, el joven ministro de François Hollande no descarta a sus 38 años incluso ser candidato en el futuro a la presidencia de la República. Su organización se denomina “En Marcha ¡”, Sus siglas, E.M., coinciden con las del nombre y apellido de su promotor, un dato más del carácter personal de su iniciativa.

Macron ha elegido su propia ciudad natal, Amiens, para hacer el anuncio cuyas consecuencias para la política francesa y para el futuro de la izquierda son impredecibles. Calificado el máximo rival interno del primer ministro, Manuel Valls, su gesto tensará aún más la relación entre las dos figuras más destacadas ahora en el Gobierno.

Autor de la polémica ley para liberalizar la economía, que Valls tuvo que aprobar el año pasado por decreto ante la falta de apoyos parlamentarios por las deserciones socialistas, Macron ha anunciado que su movimiento no será “ni de derechas ni de izquierdas”. Él no es militante del Partido Socialista, pero insiste en que se siente socialista.

El spot de En Marche, el nuevo movimiento político del ministro francés.

Ahora se muestra dispuesto “a trabajar también con gente que se siente de derechas”, porque “las brechas (entre izquierda y derecha) ya están obsoletas”. “Hay una energía en el país, unas ganas de cambio en la gente y, sin embargo, se cae de nuevo en las divisiones”, ha acusado en Amiens.

Titular de Economía desde agosto de 2014, Macron se formó en la prestigiosa Escuela Nacional de Administración (ENA), donde estudian las élites políticas francesas. Su nombramiento fue interpretado por la izquierda como un revulsivo planteado por Hollande, de quien fue consejero en el Elíseo después de haber trabajado varios años en la banca Rothschild.

A solo 13 meses de las elecciones presidenciales, y en plena debacle electoral de la izquierda francesa, las informaciones sobre la posibilidad de que Hollande acabe no siendo candidato el año que viene se incrementan semana tras semana. En el propio PS, el ala crítica exige primarias. Valls y Macron son citados continuamente como alternativa.

El ministro ha dicho este miércoles que su prioridad no es la candidatura, sino “la situación del país”. Si Hollande se presenta, le apoyará, ha dicho, pero si no lo hace, Macron no descarta dar un paso al frente. Y si no es en 2017, la opción de 2022 puede encajarle más, como ya se ha insistido estas semanas en varios semanarios en los que Macron ha aparecido en las portadas.

En el mismo acto de Amiens, Macron ha distribuido un vídeo de presentación de su movimiento en el que afirma que Francia es “un país esclerotizado por los bloqueos”. “Creo en la libertad económica, social, política; en nuestra capacidad de crear nuevas reglas de progreso; y creo en Europa”, asegura en la grabación a modo de ideario.