Podemos desembarca en París para apoyar a los indignados franceses

Los eurodiputados Benito y Urbán se manifiestan contra la reforma laboral y visitan la asamblea de activistas en la plaza de la República

Estudiantes franceses se manifiestan en ParísAP (atlas)

Podemos apoya y avala el creciente movimiento de indignados nacido en París el pasado 31 y que cada noche reúne a varios centenares de jóvenes en la emblemática plaza de la República. Para hacer visible ese apoyo, los eurodiputados Miguel Urbán, cofundador de la formación, y Xabier Benito se desplazaron este martes a la capital francesa, participaron en una manifestación contra la reforma laboral y visitaron la asamblea de los indignados. “Es necesario que un 15-M pase por toda Europa. Os necesitamos”, han transmitido a los indignados.

La presencia de Urbán y Benito en esta sexta jornada consecutiva de asambleas, organizadas por movimientos ajenos a partidos y sindicatos, ha supuesto uno de los escasos apoyos explícitos de una organización política. Hasta ahora solo han recibido la esporádica presencia del dirigente de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon, que fue saludado con frialdad.

La presencia española en las actividades de los indignados franceses es visible desde su origen. En las redes sociales, los mensajes en español son numerosos. Miembros de Podemos París han intervenido en las asambleas y han dado consejos a los participantes sobre cómo organizarse teniendo en cuenta la experiencia del 15-M en Madrid. Hasta ahora, se han constituido comisiones de Internacional, Logística, Seguridad y Restauración, similares a las de hace cuatro años en Madrid.

 “Es fundamental que crezca este movimiento de indignación en Francia en contra de las políticas de austeridad; que demuestre que hay una Francia muy diferente a la del racismo y la xenofobia del Frente Nacional o a las políticas económicas de Hollande y Sarkozy", comenta Urbán.

Urbán: "Es importante que surja ahora un 15-M en Francia, aunque no tiene por qué ser una copia"

En el movimiento en la plaza de la República, que utiliza el lema Nuitdebout (noche en pie), participan a diario cientos de jóvenes. Pasan la tarde y buena parte de la noche en asamblea. Varias decenas se quedan a diario a dormir hasta que, hacia las cinco de la mañana, la policía los desaloja, hasta ahora sin incidentes. La actividad del movimiento se reanuda a las 18.00 horas. Este martes, había a última hora de la tarde más de 2.000 jóvenes en la plaza, una cifra sensiblemente superior a la habitual a esa hora.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Con anterioridad a la asamblea de los indignados, Urbán y Benito participaron en la manifestación de estudiantes y sindicatos dentro de la quinta jornada de protesta nacional contra la reforma laboral. Benito se declaró “ilusionado” por las movilizaciones que se registran en Francia, donde se plantea “una alternativa tanto a la reforma laboral como a las políticas de austeridad de la UE”. “Es importante que surja ahora un 15-M, aunque no tiene por qué ser una copia porque cada país tiene su fórmula”. “Venimos a escuchar, a aprender, a ver”, ha precisado Urbán.

En esta quinta jornada contra la reforma laboral, con incidentes con la policía en varias ciudades, han participado decenas de miles de estudiantes y trabajadores por toda Francia. En París lo han hecho 3.400 personas, según la policía, entre pancartas de “Juventud precaria y encolerizada”, “La revuelta crece”, “¿Trabajar para vivir o vivir para trabajar?”, “Policía por todas partes, justicia por ninguna” o “Esto cambia el mundo”.

Marc Josselin, de 24 años, esudiante de Science Po, ha participado en la protesta porque “nos hacen trabajar más y ganar menos”, dice, y porque la reforma laboral “refuerza la precariedad”. Marco M, de 28 años, de la Universidad de Nanterre, comenta que la reforma laboral es “solo la gota que colma el vaso” de unas políticas tanto de derecha como de izquierda que “atacan a los trabajadores y a los jóvenes”.

William Martinet, líder de la asociación de estudiantes organizadora del acto, ha asegurado que habrá protestas hasta que el Ejecutivo. no retire esa reforma “que es un peligro para los trabajadores”

A la manifestación de París acudió Philippe Martinez, secretario general de la CGT, el principal sindicato francés con 682.000 afiliados. Preguntado por el movimiento de indignados, Martinez ha comentado: “Nos parece bien. Como todo lo que sea una protesta contra la reforma laboral”.

Sobre la firma

Carlos Yárnoz

Es Defensor del Lector, llegó a EL PAÍS en 1983 y ha sido jefe de Política, subdirector o corresponsal en Bruselas y París. El periodismo y Europa son sus prioridades. Como es periodista, siempre ha defendido a los lectores. Ahora, oficialmente.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS