Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin y Kerry evalúan en Moscú la situación de alto el fuego en Siria

Ambos bloques siguen enfrentados sobre el papel del presidente Bachar el Asad en una futura transición del país

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, junto al presidente ruso, Vladímir Putin.
El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, junto al presidente ruso, Vladímir Putin. AP

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, se ha entrevistado este jueves en Moscú con su colega Serguéi Lavrov y con el presidente ruso, Vladímir Putin, con quienes discutió temas internacionales, especialmente la lucha contra el terrorismo, la situación en Siria y en Ucrania. Kerry subrayó los avances que se han hecho gracias al alto el fuego en Siria que, pese al escepticismo de los observadores, este domingo cumplirá un mes en vigencia. La violencia, agregó, ha disminuido en cerca del 80%, lo que ha permitido aumentar sustancialmente la ayuda humanitaria.

Putin, por su parte, señaló que los progresos que se han alcanzado en las negociaciones sobre Siria se deben en gran parte al presidente estadounidense, Barack Obama. "Comprendemos que lo que hemos logrado hacer en torno al problema sirio se ha podido conseguir gracias a la posición de la dirección política de EE UU, a la posición del presidente Obama", le dijo Putin a Kerry al comienzo de su encuentro en el Kremlin.

El secretario de Estado manifestó que Washington tiene "ciertas ideas sobre cómo hacer más eficaces las negociaciones en Ginebra y también sobre otros problemas", y expresó su voluntad de discutir con los dirigentes rusos.

Las conversaciones con Putin fueron precedidas por cuatro horas de negociaciones entre Kerry y su homólogo Lavrov, en el que examinaron detalladamente la situación en Siria. Además, debatieron el problema ucranio y Kerry, además de intercambiar opiniones sobre el cumplimiento de los acuerdos de Minsk, plantéo el tema de la piloto Nadezhda Sávchenko, cuya condena a 22 años de cárcel fue duramente criticada el martes, cuando se produjo.

Kerry discutió asimismo en Moscú el problema de la transición política en Siria, sobre la que Estados Unidos y Rusia tienen posiciones encontradas. Si Washington considera que Bachar el Asad debe abandonar el poder, el Kremlin cree que sin él no puede haber una solución estable. Los intentos de acercar estas posiciones y encontrar un compromiso no han tenido éxito de momento, pero no se descarta que puedan lograr ciertos progresos tomando en consideración que en la próxima ronda de negociaciones en Ginebra, que se celebrará en abril, se comenzará a discutir precisamente la transición en Siria.

En la reunión con Putin, también se habló sobre cómo restaurar y reforzar las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, que pasan por un momento difícil, demostrando, en palabras de Kerry, que juntos los dos países son capaces de resolver serios problemas.

Más información