Alemania debate si incluir el himno nacional en la Constitución

Los democristianos proponen acabar con una anomalía histórica heredada del nazismo

La canciller alemana, Angela Merkel, en el centro, y la ministra de defensa Ursula von der Leyen, a la derecha, este lunes en el congreso anual de la CDU.
La canciller alemana, Angela Merkel, en el centro, y la ministra de defensa Ursula von der Leyen, a la derecha, este lunes en el congreso anual de la CDU.Getty

Pese a monopolizar desde hace meses el debate político en Alemania, la Unión Demócrata Cristiana (CDU) encontró este lunes tiempo para discutir sobre otros temas al margen de la crisis migratoria. Una vieja polémica histórica se coló en el congreso de Karlsruhe a iniciativa de las juventudes del partido. Los democristianos votaron a favor de acabar con la anomalía de que el himno nacional, una de las grandes señas de identidad del país, no esté recogido en la Constitución.

La polémica proviene de los años de posguerra, cuando Alemania trataba de quitarse de encima el trauma del nacionalsocialismo. Y ese oscuro pasado manchaba también la canción que unía un texto de August Heinrich Hoffmann von Fallersleben a una melodía anterior compuesta por Joseph Haydn. La decisión a principios de los años cincuenta no fue fácil. El entonces canciller Konrad Adenauer defendía que el himno debía seguir siendo el adoptado en 1922, conocido como Canción de los Alemanes. Pero enfrente tenía al presidente federal, Theodor Heuss, que abogaba por elegir una nueva melodía libre de malos recuerdos.

La solución —al igual que la encontrada ayer por Merkel con los críticos a su política migratoria— se quedó a medio camino. En 1952 se decidió que el himno alemán sería la tercera estrofa de la composición de Hoffmann von Fallersleben, eliminando convenientemente partes como el famoso "Deutschland über alles" (Alemania por encima de todo), con unas connotaciones nacionalistas que evocaban un pasado tan reciente como catastrófico. Además, se acordó que el himno nacional, a diferencia de la bandera tricolor negro-rojo-dorado, no estaría incluido en la Constitución.

Pero ha pasado más de medio siglo desde entonces, y el mayor partido alemán considera que es el momento de pasar página. La resolución aprobada en Karlsruhe -nombre traducible como “el descanso de Carlos”, en honor del noble que fundó la ciudad en 1715- establece que la CDU “pedirá al Gobierno que modifique la Constitución para recoger el himno nacional”. Su puesta en marcha será más difícil. Los socialdemócratas, socios en el Gobierno de Angela Merkel, ya han dejado clara su oposición.

“Quienes, en estos tiempos difíciles, se dedican a la política de símbolos, como hacen muchos conservadores y populistas de derechas, no han entendido lo que significa la responsabilidad política. Deberíamos resolver problemas reales de la vida diaria de los ciudadanos, no problemas imaginarios”, aseguró al diario Bild el dirigente del SPD Ralf Stegner.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Luis Doncel

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS