Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Despedido el jefe de policía de Chicago tras la muerte de un joven negro

El alcalde quiere frenar las protestas tras el vídeo en el que un agente blanco dispara 16 veces contra un joven negro que iba armado con un cuchillo

El jefe de policía Garry McCarthy y el alcalde Rahm Emanuel
El jefe de policía Garry McCarthy y el alcalde Rahm Emanuel. AFP

Rahm Emanuel ha acabado cediendo a todas las presiones. Primero fue la puesta en circulación la semana pasada del vídeo que mostraba la muerte a tiros -16 concretamente- de un joven negro de 17 años a manos de un policía blanco en las calles de Chicago. El suceso ocurrió hace más de un año y en ese tiempo la ciudad se resistió a hacer pública la grabación recogida por la cámara del coche patrulla que condujo al oficial Jason Van Dyke al lugar donde poco después caía abatido Laquan McDonald. El pasado mes de abril, Emanuel era reelegido como alcalde de la ciudad en segunda vuelta tras una empatada campaña con Jesus Chuy Garcia, reelección que podría haber peligrado, según los analistas, de haber sido público el vídeo de la muerte de McDonald.

Este martes, el alcalde Emanuel, tras protestas diarias desde que saliera a la luz el vídeo la semana pasada, se ha visto obligado a reconocer que mantener en su puesto al jefe de la policía se había convertido en “un problema” y “una distracción” que no ayudaba a solucionar la crisis desatada. Tras ser contratado en 2011 por el alcalde para hacer frente a la ola de crimen que azotaba a la ciudad, Garry McCarthy ha sido hoy despedido de su cargo.

Es hora de un nuevo liderazgo

Emanuel ha declarado en rueda de prensa que admiraba el trabajo realizado por McCarthy pero que la confianza del público era absolutamente necesaria para poder reformar el departamento de policía y luchar contra el crimen. “Es hora de ojos frescos y nuevo liderazgo”, informó el alcalde, que también anunció la creación de una comisión compuesta por cinco personas para revisar de “pies a cabeza” el departamento de policía. El antiguo Gobernador de Massachusetts Deval Patrick, hombre negro y exjefe de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia, asesorará a dicha comisión.

Las muertes de varios hombres negros a manos de policías blancos durante los dos últimos años han provocado manifestaciones y disturbios en distintas ciudades de Estados Unidos, así como han puesto sobre la mesa el tema racial y las desproporcionadas tácticas policiales.

Demócrata y antiguo jefe de Gabinete del presidente Barack Obama, Emanuel asumió hoy martes lo sucedido. “No eludo la responsabilidad”. Tanto el alcalde como el jefe de la policía y la fiscal del condado de Cook (al que pertenece Chicago), Anita Alvarez, han enfrentado duras críticas por tardar 13 meses en permitir que se hiciera público el vídeo de la muerte del joven McDonald. Ayer, el diario Chicago Sun-Times pedía en su editorial al jefe de policía que dimitiera de su cargo.

Las protestas en Chicago se han producido desde el pasado martes pero la más masiva tuvo lugar el viernes, el día siguiente a Acción de Gracias, cuando se cerraron grandes almacenes y se reforzó la seguridad en la jornada de rebajas conocida como Black Friday, día en el que millones de ciudadanos salen a la calle en busca de gangas. Ayer, día en que el país volvía a la normalidad tras el largo puente de la festividad de Acción de Gracias, un mensaje publicado en internet que amenazaba con matar a 16 estudiantes blancos en venganza por el caso de McDonald obligó a la Universidad de Chicago a cancelar clases y a cerrar uno de sus campus.

El policía blanco acusado de matar a tiros al joven negro salía ayer de prisión después de pagar el 10% de la fianza de 1,5 millones de dólares que había fijado el juez para su puesta en libertad. Jason Van Dyke se entregó y permaneció detenido desde el pasado martes hasta ayer. De 37 años, Van Dyke está acusado de homicidio en primer grado.

Más información