Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El socialista Costa garantiza un Portugal en el euro y en la OTAN

El presidente, Cavaco Silva, subraya que encarga Gobierno al líder socialista porque no puede disolver el Parlamento

António Costa toma posesión como primer ministro de Portugal.
António Costa toma posesión como primer ministro de Portugal. EFE

El socialista António Costa es el nuevo primer ministro de Portugal tras jurar su cargo este jueves en Lisboa ante el presidente del país, Aníbal Cavaco Silva (Partido Social Demócrata, PSD). Este último dudó en su discurso de la duración del “Gobierno minoritario” de Costa.

A principios de este mes, los votos en contra de los socialistas, Bloco de Esquerda y Partido Comunista (123 contra 107), derrocaron el Gobierno que surgió de las elecciones generales del pasado octubre con la coalición PSD-CDS, que no cuenta con mayoría absoluta en la Asamblea de la República. El presidente Cavaco ha tenido que encargar Gobierno a Costa, aunque para ello le ha impuesto seis condiciones relacionadas con el cumplimiento de la disciplina presupuestaria de la UE, las cuales, según él, no han sido “totalmente disipadas”.

“No dispongo en estos momentos de la facultad de disolver el Parlamento”, espetó Cavaco Silva al nuevo primer ministro. Y añadió que los documentos firmados entre las cuatro fuerzas de izquierda omiten la estabilidad y duración del Gobierno. Cavaco ofreció a Costa su “lealtad institucional”, pero puntualizó a continuación: “No abdico de ninguno de mis poderes, basados en la legitimidad de mi elección por sufragio popular. Haré todo para que el país no se aparte de la recuperación económica”. Aunque el 24 de enero hay elecciones para la Presidencia, ambos líderes convivirán prácticamente hasta marzo, en una cohabitación que, cuando menos, se adivina tirante. Presupuestos y leyes siempre deben ser ratificadas por el presidente. Y también puede cesar al Gobierno.

El nuevo primer ministro habló de “un nuevo futuro” en su discurso en el Palacio de Ajuda, así como de un “Gobierno de garantía”. El socialista recalcó la legitimidad de su cargo apoyado en una mayoría parlamentaria, y a continuación garantizó la continuidad de Portugal en Europa, en la zona Euro y en la OTAN. Temas obvios, pero que Cavaco Silva ha estado poniendo en duda desde que el PS firmó sus acuerdos con los antieuropeístas Bloco de Esquerda y PC.

Seis de los 17 ministros ya estuvieron en la etapa de José Sócrates

Pero Costa también puntualizó que el cumplimiento de los acuerdos con Bruselas, como el Tratado Presupuestario y de Estabilidad no pueden seguir castigando a las clases humildes del país. “El nuevo Gobierno supone un cambio de las políticas, dando prioridad a la creación de empleo”, añadió Costa.

La toma de posesión del socialista Costa ha puesto oficialmente fin al Gobierno más breve de la historia de Portugal, el de la coalición de centroderecha dirigida por Passos Coelho, que no ha llegado a cumplir un mes. Ganador de las elecciones, tomó posesión el 30 de octubre, pero, sin mayoría en la cámara, fue derribado por el Parlamento el 10 de noviembre; desde entonces hasta hoy, ha estado en funciones.

El nuevo Gobierno socialista es fruto de los acuerdos parlamentarios del PS (86 diputados), Bloco de Esquerda (19) y PC y Verdes (17 diputados), que le garantizan mayoría absoluta en la cámara.

Joana Vasconcelos: “Se abre una etapa inédita en nuestra historia”

La escultora Joana Vasconcelos apoyó públicamente al nuevo primer ministro, al que pidió un Ministerio para la Cultura, que ya ha sido creado. “Es una nueva situación política; se abre una etapa inédita en la historia de nuestra democracia después del 25 de abril; que saludo, pues en democracia es fundamental que todos los partidos ofrezcan su contribución para un buen Gobierno del país. Siempre me pareció extraño que la izquierda nunca se hubiera unido anteriormente para formar Gobierno”.

Vasconcelos espera de un Gobierno socialista “que piense más en las personas, en la cultura y en la ciencia, y que respete nuestro compromisos internacionales. Tengo buenas expectativas”.

Por primera vez desde 1975 hubo una representación del PC en la ceremonia. No asistió su líder, Jerónimo de Sosa, demostrando la animadversión que se tienen él y el presidente Cavaco Silva, pero sí su portavoz parlamentario João Oliveira. También fue la primera presencia en sus quince años de vida del Bloco de Esquerda, representado por Catarina Martins, Filipe Soares y José Manuel Pureza.

El nuevo Gobierno, aunque con un bajo porcentaje de mujeres -Costa como alcalde de Lisboa llevaba a gala la paridad en los órganos ejecutivos del ayuntamiento- presenta varias novedades: él mismo es el primer ministro de origen indio; por primera vez hay un ministro de raza negra -la responsable de Justicia, Francisca Van Dunem, nacida en Luanda (Angola)- y un primer secretario de Estado invidente -Ana Sofía Antunes, encargada de Inclusión Social.

La mayor crítica al nuevo ejecutivo es la alta presencia de exministros de la etapa derrochona de José Sócrates. Son seis de los 17. El ex primer ministro socialista de 2005 a 2011 dejó el puesto para que entrara la troika y la coalición de centroderecha PSD-CDS, gobernante hasta este jueves. Tras diez meses en prisión provisional, Sócrates está bajo investigación por delitos de corrupción y blanqueo de dinero, entre otros. El nuevo secretario de Estado de Presidencia, Miguel Prata Roque, es el abogado que ha pedido al juez -y conseguido- que prohíba al diario Correio da Manha publicar noticias sobre Sócrates y su implicación en el caso.

Este viernes, Costa presidirá su primer Consejo de Ministros y el martes su Gobierno será ratificado por la mayoría de diputados de la Asamblea de la República.

Más información