Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía de París se resiente de los atentados del 13-N

Un estudio recalca que las reservas de vuelos a París han caído un 27% tras la masacre

Dos turistas caminan cerca del museo del Louvre este martes en París. Ampliar foto
Dos turistas caminan cerca del museo del Louvre este martes en París. REUTERS

Menos afluencia en las tiendas y en restaurantes, menos compras en grandes superficies y anulaciones en los hoteles. Las primeras consecuencias de los atentados que el 13 de noviembre se cobraron la vida de 130 personas en París apuntan a un fuerte impacto a corto plazo. Este martes, un estudio de la firma especializada Forwardkeys recalcaba que las reservas de vuelos a París han caído un 27% y las cancelaciones subieron un 21% en la semana tras la masacre.

En primera línea se encuentra el sector del turismo, cuyos principales actores se reunieron el lunes con el primer ministro, Manuel Valls. La tasa de ocupación en los hoteles parisinos y de la región cayó un 20,8% la noche del sábado 14, el día después de los ataques, y el 23,1% la del domingo, respecto a los mismos días de 2014, según la consultora MKG Hospitality.

“Se ha notado sobre todo en los hoteles de lujo y entre los turistas estadounidenses y asiáticos”, explica Julien Tellier, encargado de estudios económicos de la Cámara de Comercio y de Industria de París Ile-de-France. En total, la institución calcula que el sector hotelero podría perder un 50% en volumen de negocio.

En Eurodisney, destino privilegiado de los turistas, las visitas han caído a la mitad. La afluencia a las Galerías La Fayette y las de Printemps ha bajado entre un 30% y un 50% y se han reforzado las medidas de seguridad para tranquilizar a la clientela. La Cámara de Comercio ha consultado a un centenar de comerciantes y el 88% observa menos actividad. Los más afectados son los que se sitúan en las zonas más turísticas, como los Campos Elíseos o la calle Rivoli.

Consumo solidario

En zonas menos conocidas por los turistas, como la calle de Rennes, donde abundan las tiendas, los comerciantes apuntan sin embargo a una doble tendencia: una reducción del consumo por falta de ánimo por una parte, y por otra un consumo solidario. El fenómeno se nota en particular en cafés y restaurantes, uno de los blancos de los terroristas el 13-N. Los parisinos han abandonado también las grandes superficies en favor de los pequeños comercios de alimentación, que han registrado un aumento de hasta el 20%, según los consultados por la Cámara.

Los datos de la Cámara de Comercio se han recabado antes del fin de semana. En los últimos días, Tellier indica que la actividad parece retomarse poco a poco. La clave será el periodo de las Navidades, aunque los comerciantes temen que la situación acelere el fenómeno de las compras por Internet en detrimento de los comercios fijos.

Más información