Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE revisa Schengen para hacer controles sistemáticos en frontera

Los Veintiocho pretenden controlar a todos los ciudadanos al entrar en la UE desde fuera

Un soldado patrulla en la estación de tren de Bruselas Midi.

La UE reacciona, aunque con cierta timidez, a los atentados terroristas de París. La reunión de ministros de Justicia e Interior ha aprobado este viernes finalmente una "revisión selectiva" de Schengen, según ha explicado el ministro español, Jorge Fernández Díaz, para tratar de blindar las fronteras exteriores de la UE. Schengen (una pequeña localidad luxemburguesa donde se acordó el espacio de libre circulación de personas en la Unión) se retocará para hacer obligatorios los "controles sistemáticos de las fronteras exteriores de la UE para reforzar la seguridad", según ha avanzado el ministro minutos antes de terminar la reunión. Otra de las medidas que han defendido los ministros, a falta de la luz verde del Parlamento Europeo, es la creación de un Registro de Nombres de Pasajeros (PNR, por sus siglas inglesas) a nivel europeo.

En pocas palabras: las personas que entran en la UE pasan hasta ahora un control de pasaportes, y salvo en caso de que respondan a perfiles de riesgo, basta con una mirada superficial del documento para los ciudadanos comunitarios. Con ese cambio, las autoridades estarán obligadas a escanear todos los documentos —comunitarios y extracomunitarios— para cruzar esa información con la base de datos de Interpol y SIS II, la base de datos europea. "Se toma esta decisión para proteger las fronteras interiores", justificaron el jueves fuentes diplomáticas. A partir de que se apruebe la nueva norma, que los ministros calculan para marzo de 2016, los datos de todos los ciudadanos se cruzarían con los ficheros policiales europeos para identificar antecedentes u órdenes de busca y captura contra determinadas personas y así proceder a su vigilancia o detención. "En esto hay lagunas", ha reconocido Etienne Schneider, ministro de Interior luxemburgués, país que hasta enero ostenta la presidencia de turno de la UE. Eso sí, se utilizarían nuevas tecnologías digitales para entorpecer lo menos posible el flujo de viajeros, según lo acordado.

Francia, impulsora de la medida que se ha aprobado por unanimidad, ha ejercido la suficiente presión en los demás socios para que se tomen hoy las decisiones que "hay que tomar", declaró el titular de Interior francés, Bernard Cazeneuve, a su llegada a la cumbre con sus homólogos. "No podemos esperar a otro drama [en referencia a los atentados yihadistas de París]. Demostremos que la unión de democracias es más fuerte que el terrorismo", interpeló en la rueda de prensa posterior.

Más allá de reforzar los límites externos de la UE, una de las medidas que más urge, según los ministros, y que ha de aprobarse "con inmediatez", es la creación de un Registro de Nombres de Pasajeros (PNR, por sus siglas en inglés). "Estamos fuera de tiempo, pero más vale tarde que nunca", se ha lamentado Fernández Díaz, quien ha asegurado que España lo llevaba pidiendo durante meses. La misma opinión tiene la ministra de Interior británica, Theresa May, que además del PNR urge a tomar medidas sobre el control de armas de fuego en territorio comunitario, algo que también se ha aprobado y cuyos detalles se darán a conocer a final de año.

Uno de los problemas para que la medida del PNR no haya prosperado desde que nació la propuesta, en 2013, es el trato que van a recibir los datos personales compartidos entre 28 Estados de cientos de miles de pasajeros de dentro y fuera de la UE. La comisaria de Justicia, Věra Jourová, ha prometido que la protección de los mismos se va a garantizar para que de esta manera se agilice su movimiento. Francia, eso sí, se ha mostrado impaciente y ha exigido que el almacenaje de los datos de los ciudadanos se prolongue durante al menos un año, en contra de los 30 días que algunos de sus socios venían sugiriendo. 

Es "esencial" el intercambio de información entre los socios europeos cuanto antes, según han señalado hoy los ministros de forma unánime. Y es que tanto en los atentados del pasado enero contra la revista satírica francesa Charlie Hebdo (en el que murieron 12 dibujantes) como en los del pasado viernes en los que 129 personas perdieron la vida en varios puntos de la capital francesa, los atacantes, aunque de origen árabes y religión musulmana, habían nacido dentro del territorio comunitario. Se fueron radicalizando con los años. "Los nacionales europeos sufrirán más control", adelantaron este jueves fuentes europeas.

La Agencia de Fronteras Exteriores de la UE (Frontex), que depende de la Comisión, desempeñará un papel más activo a partir del momento en que las medidas sean ratificadas en el próximo Consejo Europeo —reunión de los 28 jefes de Estado y Gobierno de la UE— de diciembre, el último de 2015. Los Estados ofrecen ahora mayor legitimidad a Frontex, en colaboración con la policía europea (Europol), para llevar a cabo actividades dirigidas a detectar individuos sospechosos de ser retornados de Siria o traficantes de seres humanos y armas.

La tercera pata del debate de este viernes se centrará en el control de armas de fuego en territorio de la UE. La Comisión propuso el miércoles "endurecer" la lucha contra el fenómeno de la relativamente fácil adquisición de armamento en países como Bélgica, cuna y refugio de islamistas en Europa. Se pondrá el foco especialmente los Balcanes Occidentales, origen de la inmensa mayoría de armas no registradas en territorio comunitario. "Francia ya no puede esperar más" a una regulación de armas, expuso su primer ministro que aseguró su país lleva "más de un año" detrás de nuevas normas al respecto.

Los ministros pedirán además a la Comisión que elabore una propuesta sobre cómo poder acabar con los métodos de financiación del Estado Islámico (ISIS, en su acrónimo inglés). Bruselas pondrá el foco en los métodos de blanqueo de dinero y procederá a la congelación de activos y bienes de los terroristas "lo antes posible". La comisaria Jourová quiere adelantar todo el trabajo en este sentido para antes de que finalice el año. 

Una inteligencia comunitaria

Varias de las propuestas que los ministros de Interior y Justicia han debatido este viernes versan sobre la posibilidad de compartir información a nivel europeo, algo que según las fuentes consultadas "no ha funcionado del todo" durante los últimos años. La creación de un cuerpo de Inteligencia a nivel europeo es una de las propuestas, casi a nivel personal, que ha planteado el comisario de Inmigración, Dimitris Avramopoulus. "La inteligencia funciona bajo la estricta reciprocidad", señalaban el jueves fuentes diplomáticas al tiempo que explicaban que ese, el de compartir, era un verbo que no les gusta demasiado.

A través del Sistema de Información Europeo de Antecedentes Penales (ECRIS, por sus siglas en inglés), Bruselas pretende evitar la radicalización en las cárceles. ECRIS, utilizado por 25 países comunitarios, se ampliará a países terceros, según la comisaria de Justicia, Věra Jourová, quien ha marcado "principios de 2016" como fecha tope a la puesta en marcha de estas medidas. "Crearemos una plataforma para mejorar la cooperación de la Inteligencia financiera y para incrementar la cooperación entre los cuerpos de Policía nacionales", señaló.

Tanto el PNR, que previsiblemente saldrá adelante a partir de finales de año, como el intercambio de información con respecto a personas fichadas por la policía, supone ceder información policial sobre ciudadanos europeos, terreno pantanoso para los miembros de la Eurocámara, que tendría que votar también esta iniciativa a final de año.

Europol, casi siete meses después de su anuncio el pasado abril, ha confirmado que a partir del 1 de enero de 2016 pondrá en marcha su Centro de Lucha Contra el Terrorismo (ECTC, por sus siglas en inglés). Será una plataforma en la que los Estados miembros podrán compartir información sobre traficantes ilegales de personas y de armas, financiación del terrorismo y soldados extranjeros que luchan o han luchado en las filas del ISIS.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información