Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

París asegura que la investigación de los atentados va “muy rápida”

La policía realiza otros 128 registros sin orden judicial en Francia

La policía entra en un edificio en Estrasburgo para registrarlo REUTERS-LIVE!

La respuesta interior y exterior del Estado francés a la matanza yihadista del viernes prosigue con gran intensidad. Amparados por el excepcional estado de emergencia vigente en Francia tras el múltiple ataque, cientos de policías han realizado en la noche del lunes al martes 128 registros de domicilios de sospechosos por toda Francia sin contar con una autorización judicial previa. El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, asegura que la investigación va "muy rápida".

La policía centra esas investigaciones en el rastro dejado por Salah Abdeslam, el único atacante del que se tiene constancia que está huido. Abdeslam viajaba en el interior del coche Seat Leon negro desde el que se tiroteó a decenas de personas en bares y restaurantes la noche del viernes. En el automóvil también viajaba su hermano Ibrahim, que hizo estallar en un restaurante del boulevard Voltaire. La policía sospechó desde el primer momento que en el coche viajaban al menos tres o probablemente cuatro personas: el conductor y por lo menos dos más disparando.

 A la vista de los cientos de casquillos recogidos en la zona, los investigadores entendieron que eran al menos dos terroristas, además del conductor, los que habían disparado. Y aún no han descartado que fueran cuatro los integrantes del comando: conductor, dos tiradores y el suicida. La fuga de al menos uno de los terroristas se confirmó definitivamente cuando el sábado se encontró aparcado el coche, con tres Kaláshnikov en su interior. Después, se comprobó que Salah Abdeslam había cruzado en coche a Bélgica esa misma mañana. Lo paró e identificó la policía francesa en la frontera, pero lo dejó seguir por no estar fichado. Iba con dos individuos. Un vídeo conocido este martes acredita, según fuentes de la investigación, la participación de al menos un noveno terrorista en los ataques.

La policía francesa difunde la foto de uno de los kamikazes que provocaron los atentados en París. Es uno de los suicidas que se hizo saltar por los aires junto al estadio de fútbol.
La policía francesa difunde la foto de uno de los kamikazes que provocaron los atentados en París. Es uno de los suicidas que se hizo saltar por los aires junto al estadio de fútbol.

La caza y captura de Salah Abdeslam y sus cómplices centra la investigación. La policía ha localizado ya dos lugares de París en los que estuvieron alojados algunos de los terroristas. Uno, un apartamento situado en el barrio de Bobigny, fue alquilado por el suicida Ibrahim Abdeslam para la semana del 10 al 17 de noviembre. Le acompañaban dos personas.

Su hermano Salah, por su parte, alquiló dos habitaciones en un hotel en Alfortville, en el departamento de Val-de-Marne, al sureste de la capital. La revista Le Point publicó este lunes que Abdeslam reservó las habitaciones 311 y 312 y que en una de ellas, según un vídeo difundido en la web de la revista, sus ocupantes dejaron restos de comida, pero también agujas de utilización médica y una goma apta para entubar. El autor de la información especula si ese material pudo ser usado por los terroristas para fabricar los cinturones explosivos con los que se suicidaron siete de ellos. Nueve familiares de los hermanos Abdeslam han sido interrogados.

En la mañana de este martes, la policía ha localizado un coche que presuntamente fue utilizado por los terroristas. Es un Renault Clio negro que estaba aparcado en la plaza Albert-Khan, en el distrito 18 de París, cercano a la zona de los tiroteos del viernes.

Las detenciones relacionadas con los atentados de París se han extendido también a Alemania. La policía ha informado esta mañana del arresto en la localidad de Alsdorf, cercana a Aquisgrán —al oeste del país, cerca de la frontera con Holanda y Bélgica— de siete sospechosos, informa Luis Doncel. Sin embargo, el ministro del Interior alemán ha dicho horas después que los sospechosos no parecen tener relación directa con los atentados de París. 

Dentro de la gran operación policial en Francia, amparada por las medidas excepcionales del estado de emergencia, las fuerzas de seguridad realizaron en la noche del lunes al martes 128 registros domiciliarios sin mandato judicial. Se suman a los 168 en la noche del domingo al lunes. Bajo ese estado de emergencia, el ministro también puede asignar residencias forzadas a sospechosos. Lo ha hecho ya en 104 casos. Les puede obligar a vivir en un lugar determinado o prohibirles residir en determinadas zonas. En ambos casos, los afectados son sometidos a vigilancia sistemática.

El primer ministro, Manuel Valls, ha señalado que el Estado no escatimará ningún esfuerzo en la investigación ni en el aumento de la protección a la ciudadanía. "La investigación continúa con una movilización sin precedentes", ha dicho. Más de 100.000 policías participan en los dispositivos especiales establecidos tras la matanza.

En el curso de esa magna operación, destinada sobre todo a la localización de islamistas radicales y la búsqueda de armas, la policía ha interrogado ya a 39 personas y se ha incautado de más de medio centenar de armas de fuego.

Para reforzar la seguridad en el futuro, en los próximos dos años, y como anunció el lunes Hollande, se incrementarán las plantillas de policías, gendarmes, agentes de aduanas y funcionarios de Justicia. Han sido anulados los previstos recortes en las plantillas de los ejércitos. Por todo ello, el Gobierno francés ya ha comunicado a Bruselas que incumplirá los objetivos de reducción de déficit que se había marcado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información