Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Passos Coelho defiende la austeridad que la izquierda promete eliminar

El primer ministro del PSD-CDS presenta ante el Parlamento su programa de legislatura

De izquierda a derecha, Pablo Portas, Passos Coelho y Maria Luís Albuquerque.
De izquierda a derecha, Pablo Portas, Passos Coelho y Maria Luís Albuquerque. REUTERS

El primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, ha advertido al Parlamento portugués de los peligros que amenazan al país si el Partido Socialista (PS) llega al Gobierno de la mano de una alianza de izquierdas que ha acordado poner fin a los recortes acordados por la troika. El líder del centro PSD-CDS calificó de "irrealista" y estatalista el acuerdo al que ha llegado el PS con comunistas y bloquistas.

En las elecciones del 4 de octubre, la coalición gobernante PSD-CDS sacó 107 diputados, el PS 86, el Bloco 19, el PC 17 y el PAN, uno.

Tras tomar posesión el pasado 30 de octubre, Passos Coelho ha presentado este lunes en el Parlamento su programa de Gobierno para la próxima legislatura, sabiendo que ya hay una mayoría de izquierdas que mañana, martes, presentará una moción de censura para derribarlo.

En su primer discurso --que posiblemente sea también el último como jefe del Gobierno ante la Cámara--, Passos recordó que asumió el poder en 2011 cuando el déficit del país era del 11% y que ahora es del 3%. "No hay nada de ideológico en asumir programas de ajustes", dijo. "Fue una necesidad, no el resultado de voluntarismos".

No colaboraremos en una política negativa donde los portugueses son vistos como meros instrumentos de jugadas políticas de poder

Passos Coelho, cuyo grupo parlamentario tine nueve escaños menos de los necesarios para la mayoría absoluta, dividió su discurso entre el programa para los cuatro años y los riesgos que entrañaría un Gobierno de la mayoría de izquierdas. "No desperdiciaremos el trabajo realizado para emplear recursos en deshacer lo que fue hecho", advirtió.

Pidió un compromiso entre las fuerzas de "matriz europea", en otra coz al acuerdo del PS con los antieuropeístas del Partido Comunista y el Bloco de Esquerdas, que piden la salida del euro. El líder socialdemócrata calificó de "antiglobal" el acuerdo del PS con comunistas y bloquistas y de buscar la "omnipresencia del Estado".

El primer debate de la nueva legislatura fue duro y agrio. Los portavoces del partido mayoritario del PSD-CDS pusieron en duda la legitimidad de un futuro Gobierno de mayoría de izquierdas, además de acusar al líder socialista, António Costa, de deshonesto, de tener "poca vergüenza" y de "desmedida ambición de poder".

"Nosotros sabemos que ganamos las elecciones con mayoría relativa, pero ganamos", reprochó Passos Coelho a los socialistas. "Después de mudar a vuestro líder por ganar las europeas por poquito, es penoso ver su ejercicio de explicar que hemos sido castigado por los portugueses y ustedes, los socialistas premiados", le dijo el primer ministro.

"No colaboraremos", terminó su discurso Passos Coelho, "en una política negativa donde los portugueses son vistos como meros instrumentos de jugadas políticas de poder".

En su turno de palabra, Catarina Martins, líder del Bloco de Esquerda, calificó los cuatro años del Gobierno de Passos como de una "central de negocios", además de recordarle que había triplicado la deuda del Estado durante su mandato. Jerónimo de Sousa, líder del PC, calificó el programa de Passos Coelho de "más de lo mismo". "Fue su Gobierno el que empujó al extranjero a medio millón de portugueses. Ustedes destruyeron la vida y los derechos a millones de portugueses".

El primer ministro le recordó al líder comunista que su Gobierno no está por la nacionalización de la banca ni por salir del euro, como pide el PC. Passos Coelho se refirió a que el mundo financiero internacional ya empieza  a dar muestras de desconfianza por la posibilidad de un Gobierno de izquierdas que propugna nacionalizaciones.

 

Más información