Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cameron cree “probable” que una bomba derribase el avión del Sinaí

Reino Unido cree que una bomba pudo derribar el avión ruso que salió desde Sharm el Sheij

El primer ministro británico, David Cameron (d), y el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi (i), durante la rueda de prensa.

El primer ministro británico, David Cameron, ha insistido esta mañana en las sospechas de Londres sobre la posibilidad de que el avión ruso que se estrelló el sábado en el Sinaí lo hiciera a causa de una bomba. "No estamos seguros de que la aeronave rusa cayera por un artefacto terrorista, pero cada vez parece más probable que ese fuera el caso", ha señalado Cameron, poco antes de recibir precisamente al presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi, de viaje oficial en Reino Unido. La visita, programada con anterioridad, es la primera desde que su predecesor, Mohamed Morsi, fue depuesto en 2013.

Cameron ha informado además de que las autoridades británicas están trabajando con las egipcias para reforzar la seguridad y facilitar la vuelta a casa de los ciudadanos ingleses que se encuentran en la ciudad de Sharm el Sheij, desde donde partió el aparato siniestrado en el Sinaí. Pero ha advertido, en unas declaraciones realizadas después de presidir este mediodía la reunión del comité interministerial de emergencia Cobra, de que llevará aún “algún tiempo” empezar a repatriar a los británicos desde Sharm. La mayoría de los turistas en este enclave del mar Rojo son de origen ruso o británico, y se calcula que hay ahora cerca de 20.000 ciudadanos de esta última nacionalidad.

El ministro de Exteriores británico, Philip Hammond, declaró en este sentido esta mañana que Londres confía en que se empiece a repatriar el viernes a los británicos que se encuentran en esta ciudad. El titular del Foreign Office ha hablado, como Cameron, de una “significativa posibilidad” de que el Airbus, que se dirigía a San Petersnurgo hubiera caído como consecuencia de la explosión de un artefacto en su interior.

El primer ministro ha defendido que la suspensión de vuelos decretada es “vital” para garantizar la seguridad, ya que la información de inteligencia que maneja el Gobierno indica que es cada vez más probable que “una bomba terrorista” fuera la causa del siniestro. El Gobierno estadounidense, según fuentes sin identificar citadas por diversos medios, también considera que lo más probable es que la causa fuera una bomba.  En esta misma línea, el presidente estadounidense, Barack Obama, dijo en la noche del jueves que no se han determinado las causas del accidente, pero que es “ciertamente posible” que hubiera una bomba a bordo del avión, y que Estados Unidos se está tomando “muy en serio” esa posibilidad

Las autoridades egipcias y rusas han criticado la medida adoptada por el Gobierno británico, al haberse tomado antes de conocerse las conclusiones de la investigación oficial sobre las causas de la explosión. El ministro de Exteriores egipcio, Sameh Shoukry, dijo que la decisión es “prematura” y una portavoz del Kremlin ha disco que le medida es fruto de la “especulación” y que “las razones de lo ocurrido solo podrán ser reveladas por la investigación”.

Ambos Gobiernos, griego y ruso, no contemplan el ataque terrorista como principal hipótesis, a pesar de que el grupo yihadista Welayt Sina (Provincia del Sinaí), filial del ISIS, reivindicara el miércoles por segunda vez la autoría. Cameron asegura que ha hablado con el presidente ruso, Vladímir Putin, para explicarle por qué Reino Unido ha tomado la decisión de suspender los vuelos.

El Airbus ruso volaba a una altitud de más de 9.000 metros cuando perdió el contacto con tierra, 23 minutos después de despegar de Sharm. Lo dispersos que se encontraron los cuerpos y los escombros puede indicar, según los expertos, que la aeronave se desintegró en el aire, por una fallo técnico o una bomba a bordo. De confirmarse la hipótesis manejada por Reino Unido, se trataría de la primera vez que el estado Islámico coloca una bomba en un avión de pasajeros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información