Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PC portugués confirma su apoyo a Costa para formar Gobierno

El acuerdo tripartito contempla subir el salario mínimo de 505 a 600 euros y eliminar los recortes en pensiones y salarios de funcionarios

Jerónimo de Sousa, en visita a Madeira.
Jerónimo de Sousa, en visita a Madeira.

El líder del Partido Comunista (PC) portugués, Jerónimo de Sousa, ha confirmado este miércoles su apoyo estable a un Gobierno socialista siempre y cuando durante este tiempo se acabe con los recortes sociales. Tras el anuncio, este martes, de que el Partido Socialista (PS) está en condiciones de gobernar con el apoyo de los comunistas y el Bloco de Esquerda (BE), la primera declaración oficial del líder comunista se realizó a la salida de su entrevista con el presidente de la nación, Aníbal Cavaco Silva. Tras oír a todos los grupos parlamentarios, el presidente debe encargar gobierno.

En principio, salvo que se rompa otra de las tradiciones de estos 40 años de democracia, el encargado debe de ser el ganador de las elecciones, Pedro Passos Coelho (PSD-CDS), aunque no disponga de mayoría absoluta en la Asamblea de la República (107 escaños, frente a 86 del PS, 19 de BE, 17 de PC y uno del Partido Animalista). Pero De Sousa ha hecho ver al presidente que "designar a Passos Coelho para formar Gobierno será una pérdida de tiempo". A la salida de la entrevista con Cavaco, el líder comunista ha hecho notar que el PSD y el CDS no suman los suficientes apoyos para formar Ejecutivo y sí el socialista Costa con el apoyo de PC y BE. 

La confirmación de De Sousa era la que faltaba tras las realizadas por Catarina Martins (BE) y el mismo Costa. El acuerdo de las tres partes se basa en “pasar la página de la austeridad”, lo que Costa anunció hace una semana en su visita a Bruselas, donde informó a las autoridades europeas y a los otros partidos socialistas de sus intenciones.

Ese pasar página a la austeridad, que el PS no llevaba tan claro en el programa —el Bloco calificaba el programa de “austeridad moderada”—, se basa en los siguientes acuerdos entre los tres partidos:

Salario mínimo: Después de cuatro años congelado, el Gobierno lo subió en septiembre de 2015 a 505 euros. PC y BE quieren que se suba a 600 euros en esta legislatura. El PS solo prometía su subida, pero no a tal cantidad. En España es de 648 euros.

IVA: La promesa estrella del PS en la campaña fue la bajada del impuesto sobre la restauración del 23% al 13%. Puede no ser tan ambiciosa ahora ante la exigencia del BE de dar preferencia a la tasa sobre el servicio eléctrico, que es del 23% y el BE quiere bajar al 6%.

La sobretasa sobre el IRPF, en duda: Desde 2013 se aplica una sobretasa del 3,5% sobre salarios y beneficios de las empresas (aparte de las deducciones habituales). El Gobierno prometió bajarla el próximo año al 2,6% pues había subido la recaudación prevista por IVA. El tripartito aún no sabe qué hacer.

Tasa Social Única, sigue: El PS prometió retirarla a las empresas, pero el Bloco lo ha impedido.

A falta de conocerse medidas recaudatorias,  todos los acuerdos entre las fuerzas de izquierda incrementan el déficit del Estado

Seguridad Social: Otra de las medidas estrella del PS cae. Consistía en rebajar la contribución de los ciudadanos a la SS, pero con la contrapartida de que sus pensiones fueran más bajas. Esa medida fue criticada por todo el arco parlamentario, de derechas a izquierdas. Cae.

Salarios de funcionarios: todos estaban de acuerdo en la reposición de los recortes, la discrepancia era sobre el ritmo. La coalición de centroderecha prometía reponer un 25% por año; el PS, el 50%, y PC y BE, ya. El acuerdo es una reposición a un ritmo del 25% por trimestre, es decir reposición total en un año.

Pensiones: Una diferencia semántica separaba al PS y al Bloco durante la campaña. Costa prometía que no iba a disminuir la bolsa de las pensiones, pero el Bloco le contestaba que eso era bajar pensiones: el mismo presupuesto a repartir entre más significa cobrar menos. El acuerdo especifica que el pensionista no va a tener pérdida de ingresos, algo que Passos Coelho dice que ya ocurre.

Despido conciliatorio: Otra idea del programa socialista que cae. Su finalidad era reducir la burocracia judicial y acelerar los despidos a cambio de pagar algo más al despedido. En la práctica, ya se hace sin necesidad de nuevas leyes.

Recuperación de días festivos: Desde 2013 hay cuatro fiestas menos, dos de ellas civiles, que el PS ha prometido recuperar: el día de la República y el día de la Independencia.

La mayoría de los acuerdos tienen en común una caída de ingresos en las arcas del Estados (solo la bajada del IVA de la restauración fue calculada por el PS en 400 millones), que sin conocer contrapartidas de ingresos chocan con el compromiso del PS de cumplir con los acuerdos de Bruselas, principalmente el techo de déficit del 3% en los presupuestos, que aún no se han entregado a Bruselas. Ese compromiso no preocupa a PC y Bloco, convencidos de que esa regla, como la reestructuración de la deuda, caerá por su propio peso más pronto que tarde, y para toda Europa.

Más información