Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex primer ministro portugués Sócrates queda en libertad

El exprimer ministro portugués fue encarcelado hace once meses por una investigación de blanqueo de dinero

El exprimer ministro portugués José Sócrates ha quedado en libertad cuando iba a cumplir un año en prisión, en la cárcel de Évora primero, y desde hace dos meses en el domicilio de su exmujer en Lisboa. Sócrates no puede salir del país ni comunicarse con los otros investigados en la Operación Marqués sobre blanqueo de dinero y corrupción continuada, según ha decretado el juez instructor Carlos Alexandre.

La Operación Marqués trata de demostrar que el ex primer ministro participó y se benefició del blanqueo de 23 millones de euros procedentes de Suiza, para lo cual supuestamente planeó con su amigo y poderoso empresario Carlos Santos Silva un sistema de entregas de dinero. Ese dinero fue regularizado por Santos Silva gracias a dos amnistías fiscales aprobadas por Sócrates cuando era primer ministro.

Al dejar el Gobierno en 2011, se fue a vivir a París, donde mantuvo un tren de vida de lujo pese a que no tenía ingresos —incluso renunció a la pensión que le correspondía como ex primer ministro—. El argumento de la defensa es que vivía de la venta de varios pisos de su madre —ventas realizadas a su amigo Santos Silva— y que éste, además, era muy generoso, le prestaba dinero y le dejaba su apartamento parisiense, vecino al de Sarkozy.

La investigación abarca a nueve personas, todas muy relacionadas con el ex primer ministro, especialmente su amigo Santos Silva, que también era el único que seguía en prisión domiciliaria. Ahora los dos están en libertad condicional y con acceso, después de un año de investigación, a toda la documentación.

La libertad de Sócrates y Santos Silva llega cuando aún el ministerio fiscal no ha presentado la acusación formal de los delitos de los que se les imputa. El procurador Rosário Teixeira tiene  hasta el 21 de noviembre -un año desde el inicio del caso- para presentar la acusación, de lo contrario todos los implicados quedarían en libertad.

El argumento del juez para rebajar la situación de los implicados es que ya no pueden perturbar la investigación ni la búsqueda de pruebas, lo que significa que es inminente la presentación formal de los delitos de que se le acusa al exprimer ministro socialista, el único que gobernó en mayoría absoluta.

Hasta ahora, en los comunicados de la fiscalía general del Estado se señalaba que la investigación era por blanqueo de dinero, falsificación de documentos, corrupción continuada y colaboración para la corrupción, pero siempre por actividades anteriores a su época de primer ministro (2005-2011).

Más información