Desaparecen en Egipto 215 activistas y opositores tras ser detenidos

En dos casos los opositores han sido encontrados muertos y con signos de tortura

Imagen de uno de los activistas desaparecidos en Egipto.
Imagen de uno de los activistas desaparecidos en Egipto. Freedom for the Brave

En los últimos meses se han multiplicado en Egipto las desapariciones de activistas y personas vinculadas a grupos de oposición al régimen del mariscal Abdelfatá al Sisi. Según un informe de la campaña Stop a las desapariciones forzadas de la ONG Comisión Egipcia para los Derechos y Libertades, tan solo en agosto y septiembre desaparecieron 215 personas, presuntamente arrestadas por las fuerzas de seguridad. Sus familiares no han sido informados de su paradero por las autoridades.

El informe vincula esta práctica con la aprobación reciente de dos draconianas enmiendas de la ley antiterrorista que otorgan amplios poderes a la policía y eliminan garantías legales.

La desaparición de activistas ha sido denunciada por otras ONG, como Freedom for the Brave. Incluso el Consejo Nacional de Derechos Humanos, un órgano oficial, recogió en su informe del pasado verano la existencia de 163 casos. Habitualmente, las familias se acaban enterando del paradero de los arrestados al comparecer ante un juez o gracias a la información de un compañero de celda. En otros casos, los detenidos son puestos en libertad semanas después. Sin embargo, al menos en dos casos, han aparecido muertos, probablemente, a causa de torturas.

Herencia de Mubarak

“Este fenómeno no es nuevo en Egipto, pero se ha multiplicado desde la primavera”, apunta Khaled Abdel Hamid, miembro de Freedom for the Brave. De hecho, era una práctica habitual durante la última fase de la dictadura de Hosni Mubarak. De acuerdo con las organizaciones de derechos, la dimensión real del problema es probablemente superior a las cifras publicadas, ya que no todas las familias denuncian su situación. Los perfiles de las víctimas de estos abusos son diversos. Abundan los estudiantes y presuntos simpatizantes de los Hermanos Musulmanes, la histórica cofradía islamista considerada ahora “grupo terrorista”.

No obstante, el Gobierno niega la veracidad de estas acusaciones. “Con toda seguridad, no hay desapariciones forzadas en Egipto. A una persona se le puede privar de sus libertades si ha cometido actos fuera de la ley”, declaró en una entrevista a la agencia oficial de noticias MENA Salah Fuad, consejero de derechos humanos del Ministerio del Interior. Diversas organizaciones egipcias e internacionales han documentado graves violaciones de derechos humanos desde el golpe de Estado de 2013.

Por otra parte, una corte egipcia absolvió el jueves a Mohamed al-Zawahiri, hermano de Ayman al-Zawahiri, líder de Al Qaeda, de la acusación de crear una grupo terrorista en Egipto afiliado a Al Qaeda. En cambio, otros diez acusados han sido condenados a la pena de muerte, y una treintena a cadena perpetua. La noticia llega cuando está a punto de terminar la campaña electoral de las elecciones legislativas, que se celebrarán en varias rondas a partir del próximo domingo y hasta el mes de diciembre.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50