Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Leonardo Lomelí: “La autonomía de la UNAM no es extraterritorial”

EL PAÍS entrevista a los candidatos a rector de la Universidad más grande de Iberoamérica

Elecciones UNAM 2015 Ampliar foto
Leonardo Lomelí, aspirante a la rectoría de la UNAM, 8 de octubre.

Leonardo Lomelí lleva cinco años siendo director de la Facultad de Economía de la UNAM. Presume que entre sus logros están la actualización del plan de estudio de licenciatura, los cursos propedéuticos para que los estudiantes comiencen con el mismo nivel y el esfuerzo por difundir la gama de actividades culturales y deportivas que ofrece la institución. Frutos que ahora busca extrapolar al máximo puesto de la Universidad, la rectoría.

Dentro de la entrevista dedica un tiempo considerado a explicar la importancia de conseguir un trabajo multidisciplinario entre las distintas áreas del conocimiento. Y esa es también una de sus banderas con las que se presenta ante la Junta de Gobierno para ser electo como el sucesor de José Narro: “En ocasiones nuestra estructura de facultades, escuelas e institutos no favorece la labor multidisciplinaria y para enfrentar varios de los problemas más importantes de México necesitamos ese tipo de trabajo”.

Pregunta. ¿Cuáles son las fortalezas de la UNAM?

Respuesta. Es líder en prácticamente todas las áreas del conocimiento. Tenemos institutos de excelencia y laboratorios que son un referente nacional. Y el mayor número de posgrados de excelencia.

P. ¿Las debilidades?

R. Tenemos que lidiar con problemas de seguridad no solo en Ciudad Universitaria sino también en los bachilleratos y en el resto de los centros nacionales: narcomenudeo, robos... También debemos hacer un esfuerzo por estar permanentemente actualizados.

P. Habla de actualización, el actual rector, José Narro, aseguró que deja pendiente la renovación del plan de estudio sobre todo en bachillerato ¿Cómo lo podría cambiar?

R. Tendremos que hacer un esfuerzo de concertación con los propios profesores y de información con los estudiantes para que sean muy claros los objetivos de la reforma. Muchas veces las oposiciones se deben a la desinformación. A la reforma del plan debe seguir la necesidad de actualizar a la planta de profesores para que estén en condiciones de poderlo impartir y de revisar cuáles son las estrategias de enseñanza más adecuadas. Además de los planes de estudio debemos instrumentar propedéuticos para que todos empiecen con el mismo nivel.

P. Este es su segundo periodo como director de la Facultad de Economía, cuando iba a tomar posesión por segunda vez en 2014 dijo que uno de sus ejes centrales era la reforma de la licenciatura. ¿Lo consiguió?

R. Estamos terminando el plan de estudios de la licenciatura. Ya logramos un acuerdo en seis de las siete áreas del ciclo básico, ya tenemos definidos los contenidos.

P. Otra debilidad que apuntaba era la inseguridad. ¿Ve suficiente el sistema de seguridad actual de la UNAM?

Nuestra estructura de facultades, escuelas e institutos en ocasiones no favorece el trabajo multidisciplinario

R. No. Tenemos que entender que hay una parte de los temas de seguridad que la propia universidad los puede enfrentar a través de las comisiones de seguridad y de los planteles, ahí podemos prevenir los delitos, pero una vez cometidos tenemos que recurrir a la autoridad componente. Hay quien concibe a la autonomía de la UNAM como extraterritorial y no, nosotros no somos un Estado dentro del Estado. Cuando nos topamos con un narcomenudista tenemos que levantar la denuncia correspondiente y tienen que entrar las autoridades competentes.

P. ¿Buscaría liberar el auditorio Ché Guevara?

R. Lo que están haciendo quienes están adentro es una acción de privatización, porque se lo quitaron al resto de comunidad, algo a lo que ellos tanto se oponen. Buscaría el diálogo con los que son miembros de la Universidad -si todavía los hay- para persuadirlos de la importancia de que lo devuelvan. Y con los sectores de fuera hay que buscar a las autoridades competentes.

P. ¿Por qué usted?

R. Me interesa mucho que se tenga presente a las ciencias sociales y a las humanidades. La Universidad es una institución muy importante pero que tiene que hacer un esfuerzo de actualización de cara a los desafíos que están allá afuera. Uno de ellos es que nuestra estructura de facultades, escuelas e institutos en ocasiones no favorece el trabajo multidisciplinario y para enfrentar varios de los problemas más importantes de México necesitamos ese trabajo multidisciplinario, por ejemplo las consecuencias del cambio climático no es solo un asunto ambiental, sino también económico y social.

P. ¿Y este esfuerzo para lograr una interdisciplinariedad es lo que usted podría aportar si fuera rector?

Cuando nos topamos con un narcomenudista tenemos que levantar la denuncia correspondiente

R. Sí, a mí me interesaría mucho que recuperaremos los consejos académicos de área como un espacio de planeación del trabajo académico y como una estancia para promover proyectos multidisciplinarios.

P. ¿Han sido olvidadas las ciencias sociales en los últimos años?

R. Yo creo que el doctor Narro y De la Fuente dieron un gran apoyo a las ciencias sociales, pero también son las áreas que han enfrentado más competencia con instituciones privadas, sobre todo en economía y derecho, por eso es un área que necesita mayor refuerzo.

P. ¿Cree que debe seguir siendo la Junta de Gobierno la que elige al rector?

R. Sí. No hemos encontrado otro método mejor, de los que se han implementado éste es el que más estabilidad ha dado, aunque es perfectible.

P. ¿El deporte y la cultura?

R. Están bien pero pueden estar mejor. Falta publicidad, muchos no llegan a enterarse de la oferta total en cultura y deporte. Debemos involucrar a los estudiantes desde que ingresan, más de uno puede descubrir su verdadera vocación.

Más información