Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE ofrece a Turquía eximirle de visados si frena a los migrantes

El plan ofrece avances en la desaparición de visados para viajar a los países comunitarios

Un grupo de refugiados que proviene de Turquía llega a la isla de Lesbos, Grecia
Un grupo de refugiados que proviene de Turquía llega a la isla de Lesbos (Grecia), el 6 de octubre de 2015. EFE

La Comisión Europea ha sintetizado en apenas cuatro páginas su mayor apuesta para mitigar las llegadas de refugiados al continente. El plan de acción con Turquía, concebido para que el país vecino frene los flujos irregulares hacia la UE y atienda mejor a sus demandantes de asilo, ofrece a Turquía avances en una de sus principales reclamaciones: la desaparición de visados para viajar a los países comunitarios. “La aplicación de este plan contribuiría a acelerar el cumplimiento por parte de Turquía de las metas del proceso de liberalización de visados”, recoge el texto.

A cambio, Turquía tendría que aceptar una condición espinosa. Se trata de un acuerdo de readmisión por el cual el país vecino se compromete a acoger a todos los inmigrantes sin derecho a solicitar asilo que entren en Europa provenientes de Turquía. Bruselas es consciente de las dificultades de que Ankara pacte ese marco, aunque las dos partes se han comprometido a hacerlo tras los encuentros que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, mantuvo el lunes con los líderes europeos.

Más factible resultará el desembolso adicional de dinero europeo para atender a los refugiados sirios en Turquía. El documento acordado por Bruselas y Ankara solo certifica los 1.000 millones de euros ya anunciados, pero constata que las autoridades turcas han gastado ya 6.750 millones en esta crisis y apunta a posibles incrementos del presupuesto para estos fines.

Para frenar las salidas irregulares de barcazas repletas de demandantes de asilo, la UE ofrece a Turquía mejoras en los equipos turcos de vigilancia marítima —lo que probablemente también se traduzca en dinero— y más cooperación con los guardacostas griegos.

Más información