Alemania adjudica 6.000 millones para acoger a los refugiados

La coalición gobernante también declarará Kosovo, Montenegro y Albania países "seguros"

Un refugiados muestra una foto de Merkel al llegar a Múnich.
Un refugiados muestra una foto de Merkel al llegar a Múnich.Michael Probst (AP)

En un fin de semana en el que Alemania ha recibido la mayor oleada migratoria que recuerda y en el que los socios bávaros de la canciller Angela Merkel la han desafiado públicamente por abrir la frontera a miles de refugiados, el Gobierno decidió en la madrugada del lunes aumentar el presupuesto para la política de asilo en 6.000 millones de euros. Lo pactado por los tres partidos de la gran coalición tiene un doble objetivo: destinar los recursos necesarios para hacer frente al reto migratorio y acelerar los trámites para decidir qué solicitantes de asilo lograrán la condición de refugiados y cuáles deberán abandonar cuanto antes Alemania.

Merkel agradeció a los ciudadanos su comportamiento de los últimos días, que calificó de “emocionantes”, en los que han llegado a Alemania unas 20.000 personas. Pero también alertó a los alemanes de la seriedad de la situación. “Lo que estamos experimentando es algo que nos ocupará durante los próximos años y que nos cambiará como país. Queremos que ese cambio sea positivo, y creemos posible conseguirlo”, dijo en una comparecencia conjunta con el número dosdel Gobierno y líder de los socialdemócratas, Sigmar Gabriel, que dijo que Alemania ha dado estos días “una imagen de la que el país puede estar orgulloso”.

Más información

Los tres partidos que forman la gran coalición —democristianos, socialdemócratas y socialcristianos bávaros— se pusieron de acuerdo en la reunión que se alargó durante seis horas para dar más fondos —3.000 millones que irán al presupuesto federal, y otros tantos para los Estados y municipios—. Pese al aumento récord en esta partida, muchos analistas dudan que este dinero vaya a bastar para los 800.000 refugiados que se esperan para este año. Además, el Gobierno impulsará la construcción de 150.000 plazas en residencias fijas —y no en tiendas de campaña que ahora se utilizan como medida de urgencia— antes de que llegue el invierno; y para mejorar la integración a través de cursos de alemán y de formación profesional. Los costes totales de la política de asilo podrían ascender el próximo año a 10.000 millones, según los cálculos oficiales.

Pero Merkel y sus socios de coalición también están decididos a centrar los esfuerzos en aquellos que vienen de países en guerra o donde se les persigue, y rechazar con más rapidez a los que buscan un refugio en Alemania solo por motivos económicos. Así se entiende el anuncio de incluir a Kosovo, Albania y Montenegro en el listado de “países seguros”, con lo que se rechazaría de forma automática su solicitud. Pero esta iniciativa requiere el voto afirmativo de Los Verdes en el Bundesrat (Senado), algo que no está garantizado. Organizaciones en favor de los refugiados han criticado esta decisión con el argumento de que hay minorías, como los roma o los homosexuales, que continúan siendo discriminadas en los países balcánicos. Alemania ya dio un paso parecido el año pasado, cuando incluyó en la lista de países seguros a Serbia, Macedonia y Bosnia-Herzegovina.

El plan presentado por los tres partidos no es aún definitivo. La UCD, el partido que preside Merkel desde hace 15 años, está decidido a recortar algunas de los beneficios de los solicitantes de asilo. Quieren así evitar que todos los refugiados deseen buscar refugio en Alemania. Para ello han sacado adelante la iniciativa de sustituir el dinero de bolsillo que se da a los recién llegados por servicios que puedan requerir.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Más llegadas a Múnich

Al mismo tiempo que Merkel y Gabriel anunciaban ayer el acuerdo al que habían llegado la noche anterior, la riada de emigrantes continuaba, una vez más centrada en la estación principal de Múnich. Despúes de que durante el fin de semana llegaran unas 20.000 personas, las autoridades bávaras estimaban la llegada de otras 10.000 durante el día de ayer.

Merkel insistió ayer en reclamar la solidaridad del resto de la UE para hacer frente a la crisis actual. “Solo con la solidaridad europea podemos superar este reto”, dijo. La Comisión Europea tiene previsto presentar un plan según el cual tres países de la UE —Alemania, Francia y España— deberían acoger al 59% de los 120.000 asilados que ahora se concentran en Hungría, Grecia e Italia.

Sobre la firma

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción