Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho muertos y toma de rehenes en un ataque en el centro de Malí

Los atacantes se atrincheran en un establecimiento frecuentado por personal de la ONU

Al menos ocho personas murieron el viernes durante el ataque de un grupo yihadista a personal militar cerca de la base aérea de Sevaré, en el centro de Malí. Entre los muertos hay cinco soldados malienses y uno de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Malí (Minusma), así como dos agresores. Durante el ataque, en las calles de la ciudad, al menos cuatro terroristas lograron penetrar y atrincherarse en un hotel cercano, en el que anoche mantenían retenidos a 10 rehenes, entre los que tres son sudafricanos y uno ruso, además de un ucranio que consiguió huir. En este hotel también se alojaban ciudadanos maliensesy un francés. El ataque a Sevaré —ciudad clave en la arquitectura de defensa y seguridad del país por ser destacamento de la Minusma y de un gran contingente de tropas del Ejército maliense— no ha sido reivindicado.

En los últimos días se ha producido una escalada de la violencia terrorista en Malí, un país que desde 2012 vive un conflicto en el que se mezclan las pretensiones independentistas de varios grupos tuaregs y árabes del norte con el extremismo religioso alimentado por la presencia de sectas radicales. Hace una semana, dos soldados murieron tras caer en una emboscada en Nampala, cerca de la frontera con Mauritania, y dos días más tarde fallecieron otros 11 en un ataque en Gourma-Rharous, cerca de Tombuctú, ambas acciones reivindicadas por Ansar Dine, grupo próximo a Al Quaeda del Magreb Islámico.

Sin embargo, la intensa actividad terrorista en el sur y centro del país, donde se encuentra la ciudad de Sevaré atacada ayer, es responsabilidad de un nuevo grupo llamado Frente de Liberación de Macina surgido en enero fruto de una escisión del Movimiento por la Unicidad del Yihad en África Occidental (Muyao). Al frente del nuevo grupo se encuentra el predicador radical Amadou Koufa, miembro de la secta extremista Dawa y un viejo conocido de los servicios de inteligencia de la región, pues fue uno de los organizadores del ataque a Konna que en enero de 2013 desencadenó la operación Serval liderada por el Ejército francés en el norte de Malí.

Es sabido que Koufa, natural de la región de Mopti, y el líder de Ansar Dine, Iyad Ag Ghali, son amigos y aliados y que el Frente de Liberación de Macina pretende extender al centro y sur del país la desestabilización y hostigamiento a los militares que los seguidores de Ag Ghali llevan a cabo en el norte. Sin embargo, el ataque de este viernes a Sevaré, situada a unos 10 kilómetros de Mopti, revela una osadía que no se había visto en Malí desde hace al menos dos años. Esta ciudad es clave en la arquitectura de defensa y seguridad del país, pues es la base no sólo de un destacamento de la Minusma, sino de un importante contingente de tropas del Ejército maliense. Fue desde Sevaré donde se lanzó la operación de reconquista del norte tras la ocupación yihadista de 2012 y es un auténtico cruce de caminos que vertebra al país.