Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La escalada de violencia en Afganistán se ceba con los niños y mujeres

La ONU cifra el incremento de muertos y heridos con respecto a 2014 en un 1%

Un hombre traslada a una niña herida tras un atentado en Lashkar Gah, la capital de la provincia de Helmand, el pasado 16 de marzo.
Un hombre traslada a una niña herida tras un atentado en Lashkar Gah, la capital de la provincia de Helmand, el pasado 16 de marzo. AP

Los enfrentamientos entre fuerzas de seguridad e insurgentes en Afganistán han cobrado en lo que va de año 1.592 vidas, y herido a 3.329 personas, según los datos difundidos este miércoles por la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en el país asiático (UNAMA). Entre las víctimas civiles, que en general han aumentado un 1% respecto al año pasado, los más débiles son los que han sufrido más. En lo que va de año, el número de mujeres que ha sufrido la violencia en Afganistán ha aumentado un 23% con respecto al año pasado, mientras que los niños muertos o heridos han aumentado un 13%. Cifras, estas últimas, que podrían superar el número récord de víctimas civiles registrado en 2014, según la ONU.

La UNAMA atribuyó a "elementos antigubernamentales" la responsabilidad por el 70% de las víctimas, mientras que un 15% fueron culpa de las fuerzas del Gobierno y un 1% por la acción de las tropas internacionales. Se trata de un incremento del 60% comparado con el mismo periodo de 2014, señaló con "preocupación" la UNAMA en el informe sobre las bajas ocasionadas por las fuerzas progubernamentales.

La gran mayoría de las víctimas civiles –aproximadamente el 90%– murió o resultó herida por la explosión de artefactos improvisados, ataques suicidas o asesinatos, según el informe. Los ataques suicidas y los ataques combinados, así como los ataques a objetivos ocasionaron 1.022 muertes, aumentando un 78% con relación al mismo periodo del año pasado, según la UNAMA.

"El aumento en el número de mujeres y niños muertos y mutilados relacionados con el conflicto en Afganistán es particularmente preocupante", ha afirmado Danielle Bell, directora de la UNAMA. Se trata de “niveles récord", alegó Bell, quien invitó todas las partes en el conflicto a “tomar medidas más enérgicas para proteger a los civiles”. Bell ha especificado que “cuando el conflicto mata a una madre, hija, hermana o hermano, las repercusiones para las familias y las comunidades son devastadoras y duraderas”.

El jefe de la UNAMA, Nicholas Haysom, ha agregado que un acuerdo de paz supondría una reducción de las víctimas civiles. El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Husein, ha lamentado la “impunidad ante las graves violaciones de los Derechos Humanos" que "ha alimentado la espiral de violencia”.

En el año pasado, Afganistán registró un récord de víctimas civiles, con un aumento de muertos y heridos con respecto a 2013 del 25% y del 21%, respectivamente. Cifras sin parangón desde que la ONU empezó a contabilizar en 2009 el impacto del conflicto en la población civil.