Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ÉLISABETH GUIGOU | Presidenta de la Comisión de Exteriores de la Asamblea

“Al final habrá una mutualización de la deuda”

Guigou cree que el debate europeo es ahora un "debate público"

Élisabeth Guigou.
Élisabeth Guigou.

La socialista Élisabeth Guigou (Marrakech, 1946) ha sido ministra de Empleo, Justicia y Asuntos Europeos. Participó en la negociación del Tratado de Maastricht que dio luz al euro y hoy preside la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional francesa. En esta entrevista, realizada el miércoles pasado, afirma que la crisis griega ha abierto una oportunidad para avanzar en una mayor integración de la zona euro.

Pregunta. ¿Necesita la zona euro cambios urgentes para sobrevivir?

Respuesta. Es el momento de activar propuestas. La zona euro está desequilibrada. Hay una zona monetaria cada vez más integrada y, a la vez, una unión económica que es casi inexistente, embrionaria. No puede haber una zona monetaria con 19 políticas económicas diferentes. Lo sabíamos desde el principio y sabíamos que había que cumplir etapas. La unión monetaria es de naturaleza federal, con un banco central independiente, por ejemplo, pero la política económica sigue siendo intergubernamental.

P. Y Francia se ha impuesto encabezar el proceso.

R. El presidente Hollande ha expuesto varias ideas. Ha tomado la iniciativa con propuestas que son necesarias desde hace mucho tiempo. Espero que haya un grupo de países, España entre ellos, que trabajen en la misma línea. Porque cada vez hay mayor diferenciación de ritmo entre unos países y otros. Por el contrario, necesitamos poner en marcha proyectos movilizadores, como la Europa de la energía, pero antes hay que integrar la zona euro con una unión fiscal, social y política, para luego encontrar una fórmula de articulación con el resto de países de la Unión Europea.

P. ¿Ha decidido Francia recuperar protagonismo en la UE?

El debate europeo se ha convertido en un debate público

R. Francia es esperada hace tiempo. Pero Francia no puede hacerlo sola. Espero que participe ese grupo de países, como Alemania, Italia o España, y todos los que son favorables a una mayor integración.

P. La vanguardia de la que habla Hollande.

R. Sí, prefiero hablar de vanguardia, y no de núcleo duro. Un grupo de países que quieran y puedan ir más lejos. No hay exclusión de nadie.

P. ¿Qué medidas considera más urgentes?

R. La armonización fiscal, por ejemplo, como mínimo sobre el impuesto de sociedades. O un mínimo de seguro de desempleo, mecanismos para favorecer la movilidad de trabajadores... Y, desde luego, un presupuesto propio de la zona euro que permita afrontar problemas coyunturales, pero también favorecer inversiones a favor del crecimiento y la competitividad.

P. ¿Francia apuesta por un impuesto de sociedades idéntico en los 19?

R. Puede haber una horquilla, pero lo que no puede haber es casos anormales como el de Irlanda, con un 12%, y otros como Francia, con más del 30%.

P. ¿Cree que ese dumping fiscal y social ha sido el principal factor de divergencia entre los países?

Hay que integrar la zona euro con una unión fiscal, social y política

R. Sin duda. Y sabemos que hay que remediarlo. La crisis griega nos ofrece una oportunidad. El debate europeo se ha convertido en un debate público y, por vez primera desde hace tiempo, no ha sido manejado por los euroescépticos, los eurohostiles o los partidos populistas.

P. París propugna también un Parlamento de la zona euro.

R. Si hay un gobierno de la eurozona, debe haber también un Parlamento, no separado del actual Parlamento Europeo, sino formado en su interior: una Cámara formada con parlamentarios de los 19 países de la moneda única.

P. Como existe el Ecofin —ministros de Finanzas de los 28— y el Eurogrupo —de los 19—.

R. Sí. Como tendrá que haber al final una fórmula de mutualización de la deuda, aunque eso llegará después de un verdadero cumplimiento de las reglas por parte de todos y de un crecimiento sostenido y estable.

Más información