Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tsipras admite que no cree en el acuerdo aunque promete aplicarlo

“Lo cierto es que se le ha impuesto a Grecia una vía de un único sentido”, recalca

El Presidente de Grecia durante un momento de la entrevista ATLAS

El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, ha reconocido esta noche que se vio obligado el pasado lunes a aceptar un acuerdo con los socios en el que no cree, aunque se ha comprometido a ponerlo en práctica asumiendo “todas las responsabilidades” que ello implica. “Lo cierto es que se le ha impuesto a Grecia una vía de un único sentido”, recalcó. Asumiendo que se trata de “un mal acuerdo”, negociado “en una mala noche para Europa”, el líder de Syriza aseguró que la posibilidad de una salida del euro era mucho peor que las duras condiciones del acuerdo. “Sería una catástrofe para las clases media y baja”, señaló, asegurando que no había una agenda oculta para el Grexit.

En una entrevista concedida a la televisión pública (ERT), reabierta por su Gobierno en junio y que, señaló, no volverá a cerrarse –pese a la obligación de revisar toda la legislación de los últimos cinco meses, como exige el acuerdo-, Tsipras descartó la convocatoria anticipada de elecciones pese a la crisis interna abierta en Syriza por aceptar la draconiana propuesta final de los socios.

“No tengo razones para convocar elecciones, dependerá de lo que pase en mi partido, en nuestro socio (de Gobierno)”, dijo, con cuyo líder, Panos Kamenos, aseguró mantener “una relación extraordinaria”. “Mi prioridad es lograr un programa y a partir de ahí tendremos el tiempo necesario para resolver los conflictos internos y con la oposición”, ha destacado. Griegos Independientes (ANEL), el socio de coalición de Tsipras, ha asegurado este martes que apoyará al Gobierno pero se opone a las medidas que exigen los acreedores.

Pese a la crisis desatada en su partido por el acuerdo con los socios, Alexis Tsipras se mostró dispuesto a agotar los cuatro años de legislatura, e hizo una lectura claramente europea -y española- de este propósito. "Las severas políticas de austeridad no serán muy pronto la única opción en Europa. Nuestro deber es no caer y esperar que otros como nosotros lleguen al poder", dijo, en referencia a Podemos y otros grupos afines.

Con respecto a la asfixia del sistema financiero, con un corralito en vigor desde hace más de dos semanas, el primer ministro se mostró confiado. “No creo que sea necesaria una quita de los depósitos. Con los algo menos de 25.000 millones que costará recapitalizarlos, no será necesario”, dijo, añadiendo que los controles de capital se irán levantando gradualmente, confiando en que el Banco Central Europeo aumente el ELA “y pueda elevarse el límite de retirada en efectivo” hasta la reapertura de los bancos, algo que sucederá “cuando se ratifique el acuerdo, en el plazo aproximado de un mes”, siempre que el Parlamento apruebe este miércoles las medidas prioritarias impuestas por los acreedores.

Con respecto a las discrepancias internas, manifestó que “no puede poner un cuchillo en el cuello de la gente, presionando a alguien a hacer lo que no quiere, pero todo el mundo debe ser responsable de su decisión” a la hora de votar. “La cultura de nuestro partido es la del diálogo”, añadió.

La parte más jugosa de la entrevista fue la referida a las explosivas declaraciones del exministro de Finanzas Yanis Varoufakis, que señaló este lunes que tenía preparado un plan para la salida del euro de Grecia. “Ser un brillante economista y académico como Varoufakis es no implica ser un buen político. Dio un comienzo brioso a las negociaciones con los socios, pero en estos meses ha cometido errores de los que yo soy el principal responsable”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información