Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España y Austria retrasan las cuotas de reparto de refugiados en la UE

El mecanismo definitivo se decidirá el 20 de julio

Un grupo de extranjeros interceptados por las autoridades húngaras cuando trataban de acceder al país.
Un grupo de extranjeros interceptados por las autoridades húngaras cuando trataban de acceder al país. EFE

La UE ha estado este jueves muy cerca de pactar el controvertido reparto de 40.000 demandantes de asilo entre los países europeos. Pero España y Austria no han presentado las cifras de refugiados que estaban dispuestos a acoger y ha sido imposible cerrar la distribución, según explican fuentes europeas. “Cuando sepamos qué cifra de personas estamos en condiciones de aceptar, haremos el ofrecimiento”, ha argumentado el ministro español de Interior, Jorge Fernández Díaz, informa Efe. Los Estados se han comprometido a concluir el reparto el próximo 20 de julio, explicó el ministro de Luxemburgo —país en el que recae ahora la presidencia de la UE—, Jean Asselborn.

El único acuerdo alcanzado por los titulares del Interior, reunidos de manera informal en Luxemburgo, demuestra las contradicciones que la cuestión migratoria suscita entre los Estados miembros. Mientras que la falta de compromiso de España y Austria ha impedido cerrar un esquema para distribuir a potenciales refugiados llegados ya a Italia y Grecia (dos de los países más presionados), los ministros han superado el objetivo establecido para acoger refugiados en origen. Además de los 40.000 ya en tierra europea, había un cupo de 20.000 procedentes de Estados ajenos a la UE. Y se rebasó en unos 2.000, según ha explicado en conferencia de prensa el ministro luxemburgués, que rehusó precisar los datos hasta que todo esté cerrado.

Esa cifra superior a las expectativas obedece principalmente a que hay otros países ajenos al club comunitario —Suiza y Noruega— que se han sumado al marco de acogidas ideado por la Comisión Europea y rechazado por los países por su carácter obligatorio. Por eso se han embarcado en un proceso con resultados muy parecidos, pero con una distribución de refugiados decidida entre los países, tanto para acogidas en origen como en reparto de extranjeros llegados a las costas del sur.

El mismo Fernández Díaz ha admitido que sus reservas con el reparto dentro de la UE no afectaban a la acogida de refugiados en terceros países. "En relación con el reasentamiento no tenemos las mismas reservas en absoluto que tenemos respecto a la reubicación”, ha señalado. El razonamiento español es que el reparto de quienes ya han llegado crea un efecto llamada para otros que aún no han partido, mientras que el otro proceso no. Bruselas había asignado a España 4.288 extranjeros procedentes de Italia y Grecia (el 10% del total), una cifra que el ministro objeta.

El propio ministro francés de Interior, Bernard Cazeneuve, se ha mostrado “contrariado”, sin aludir a ningún país concreto, por el hecho de que la solidaridad se demuestre más en el reasentamiento (desde otros países) que en la reubicación (desde Grecia e Italia hacia otros). Francia y Alemania son partidarios del esquema de reparto.

El comisario europeo del Interior, Dimitris Avramopoulos, ha instado a los países a alcanzar ese acuerdo y ha recordado que la Comisión Europea, impulsora de esta iniciativa para descargar a Grecia e Italia de la presión de llegadas que sufren en sus costas, ofrece financiación por esos esfuerzos. Bruselas desembolsará 600 euros por cada extranjero que acojan los países miembros.

Si España y Austria se avienen a presentar sus cifras en los próximos días, este capítulo debería cerrarse el próximo 20 de julio, en un consejo de ministros extraordinario convocado para cerrar una propuesta que data de mayo. La presión para tomar medidas urgentes ha descendido mucho en las últimas semanas porque los fallecimientos de extranjeros que tratan de cruzar el Mediterráneo se han frenado casi completamente. Eso obedece en buena medida a la mayor dotación de activos que han recibido desde el mes de abril las misiones europeas de vigilancia de fronteras (y salvamento cuando es necesario, aunque no figure en su mandato). Tras el trágico naufragio que provocó en abril la muerte de más de 800 extranjeros, los jefes de Estado y de Gobierno decidieron triplicar los recursos de las dos misiones mediterráneas: Tritón y Poseidón.