La justicia anula la suspensión de militancia de Jean-Marie Le Pen

El fundador del Frente Nacional recupera sus derechos como presidente de honor del partido ultraderechista

La líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, y su padre Jean-Marie, en un acto en noviembre.
La líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, y su padre Jean-Marie, en un acto en noviembre.Laurent Cipriani (AP)

Nuevo capítulo en la guerra familiar de los Le Pen en la cúpula del ultraderechista Frente Nacional. La justicia ha anulado este jueves la suspensión de militancia de Jean-Marie Le Pen, de 87 años, fundador del partido, así como la destitución del cargo de presidente de honor que ejerce desde 2011. La presidenta de la formación, Marine Le Pen, instigadora de esas contundentes medidas contra su padre, sufre así una dura derrota en los tribunales en la larga batalla lanzada contra su progenitor.

Jean-Marie podrá ahora recuperar con plenos derechos su cargo de presidente de honor y, por tanto, podrá ocupar de nuevo su despacho en la sede del partido y utilizar la tarjeta de crédito que tenía asignada, según su abogado, Frédéric Joachim. El letrado ha señalado nada más conocer el veredicto que los jueces han dado la razón a su defendido porque la dirección del partido se saltó las normas internas al aplicarle esas sanciones.

El larvado enfrentamiento entre padre e hija estalló a comienzos de abril cuando Jean-Marie Le Pen declaró a la revista ultraderechista Rivarol que las cámaras de gas utilizadas por los nazis en la II Guerra Mundial fueron “un detalle” de la historia. No era la primera vez que lo decía, pero esta vez su hija se vio con el suficiente respaldo como para dar el golpe de gracia a su padre, que con ese tipo de afirmaciones destrozaba la estrategia de Marine Le Pen de “desdiabolizar” a la formación ultraderechista para ampliar su apoyo electoral.

El 4 de mayo, el comité político del partido, a instancias de Marine Le Pen, suspendió de militancia al fundador y le desposeyó de la presidencia de honor. Jean-Marie Le Pen acudió a los tribunales con el argumento de que fue un congreso del partido el que le designó presidente de honor en 2011 y, por tanto, solo puede ser destituido en otro congreso. Nada más ser sancionado, Jean-Marie Le Pen dijo sentir "vergüenza" de que la presidenta del FN llevara su apellido, la acusó de "felonía" y anunció la creación de una nueva formación.

Nada más conocer el veredicto, Marine Le Pen ha declarado a la cadena de radio France Info que los desacuerdos con su padre son "de fondo" y que no hay marcha atrás en separar a su padre de la cúpula. El partido precisó que, de acuerdo con el veredicto, Le Pen padre vuelve a ser militante, pero no podrá ejercer como presidente de honor. Nada más sancionar a su padre, el partido puso en marcha un proceso para que los más de 85.000 militantes voten por correo hasta el próximo día 10 si aceptan los nuevos estatutos de la formación, que incluyen la supresión del cargo de presidente de honor. Ahora, asumió Marine Le Pen, su padre también tiene derecho a votar.

El golpe judicial le llega a la presidenta del FN solo unos días después de haber decidido presentarse en diciembre como candidata a la presidencia de la región Nord-Pas de Calais-Picardie, la zona donde más aumenta el apoyo electoral a los ultraderechistas. Como consecuencia de esta última batalla familiar, Jean-Marie Le Pen renunció a ser el candidato en Provence-Alpes-Côte d´Azur, donde la lista ultraderechista la encabezará Marion Maréchal-Le Pen, nieta del fundador que ha intercedido para que el castigo a su abuelo no fuera tan contundente.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Carlos Yárnoz

Es Defensor del Lector, llegó a EL PAÍS en 1983 y ha sido jefe de Política, subdirector o corresponsal en Bruselas y París. El periodismo y Europa son sus prioridades. Como es periodista, siempre ha defendido a los lectores. Ahora, oficialmente.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS