Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Slim y Televisa dan otro portazo a Trump por su verborrea xenófoba

El magnate y la cadena repudian al empresario de EE UU por su insultos a los mexicanos

Univisión y la NBC también han cortado sus vinculos con el multimillonario

Donald Trump
Donald Trump este lunes en Chicago. EFE

La fortuna de Donald Trump tiene una nueva utilidad para el magnate: financiar su verborrea xenófoba. Los insultos del multimillonario estadounidense a los inmigrantes mexicanos (a los que ha definido como vendedores de droga y violadores) le han traído caras consecuencias en los últimos días. Primero fueron Univisión y la NBC quienes rompieron sus relaciones comerciales con el emporio de Trump por sus desvaríos contra el mundo latino. Este lunes han sido dos poderes mexicanos mayúsculos: Carlos Slim, el segundo hombre más rico del mundo, y Televisa, la corporación mediática más fuerte en lengua española.

Ora TV, una cadena fundada por Slim y el célebre presentador Larry King, ha cancelado un programa que estaba desarrollando con una empresa de Trump. La supresión del proyecto ha sido anunciada por el portavoz de Slim, su yerno Arturo Elías Ayub. "Trabajar con alguien tan cerrado no nos parece que vaya a funcionar", ha dicho. Para el representante de Slim los comentarios fueron inequívocamente racistas. Trump, multimillonario número 405 en la lista Forbes con 4.100 millones de dólares, ha perdido el beneplácito del número dos, dueño de un capital que se calcula en torno a los 71.000 millones forjado en el negocio de las telecomunicaciones.

Televisa ha dado su portazo al empresario estadounidense con un comunicado en el que afirma que "no participará en ningún proyecto de comunicación relacionado con Donald Trump". "El señor Trump no ha demostrado comprensión ni respeto hacia los migrantes mexicanos y ha ofendido a toda la población mexicana", añade el boletín de prensa de la cadena que acumula un 46% de la masiva audiencia televisiva de México.

México renuncia a Miss Universo

P. DE LL., México

La cascada de desplantes a Trump no cesa. Este martes se ha anunciado que México no competirá en Miss Universo 2015. La exganadora mexicana del certamen Lupita Jones, directora del concurso Nuestra Belleza México, informó a través de Twitter que han renunciado a participar por los "comentarios racistas" del magnate.

"Como mexicana me siento muy ofendida e indignada igual que todos, y como Miss Universo me parece que Trump le está haciendo mucho daño a la organización", dijo Jones.

Univisión se desmarcó de Trump por sus "comentarios ofensivos". La NBC usó otro adejtivo para sus palabras -"despectivas"- y argumentó en su nota oficial que "el respeto y la dignidad de las personas son una piedra angular de nuestros valores".

Trump (Nueva York, 1946), lejos de dar un paso atrás, ha respondido a la NBC tachándola de "débil" y de Univisión ha dicho que ha sido forzada por el Gobierno de México a darle la espalda. El magnate, precandidato republicano a la Casa Blanca, ha sido este lunes invitado de honor en un almuerzo en Chicago en el que se ha reafirmado en sus comentarios: "Son 100% correctos". Trump fue recibido con una protesta en la que se leían carteles como "No al odio en el debate" o "El discurso del odio no es presidencial".

La ruptura de NBC y de Univisión le han traído un problema urgente al magnate de cabello dorado, la retransmisión en julio de Miss USA y la de Miss Universo en enero. Los dos canales eran sus socios en la difusión de estos certámenes, de los que es propietario y que irónicamente reflejan en las carnes del propio Trump la presencia exponencial del mundo latino. Sus reinas vigentes son la colombiana Paulina Vega, Miss Universo 2014, y la Miss EE UU Nia Sánchez, nieta de un mexicano (y cinturón negro de taekwondo).

Más información