Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reino Unido teme que una familia entera se haya unido al EI

La pista de tres hermanas y sus nueve hijos, de entre tres y 15 años, se perdió el 8 de junio y se cree que pasaron a Siria desde Turquía

Estado Islámico
Una calle de Bradford, de donde proceden las hermanas desaparecidas. Getty

El goteo de ciudadanos británicos que huyen para unirse a las filas del Estado Islámico no cesa. Esta vez, se teme que tres hermanas con sus nueve hijos, de entre tres y 15 años, puedan haber viajado a Siria, donde un hermano de las mujeres supuestamente combate con los rebeldes extremistas.

Las tres mujeres de Bradford, al norte de Inglaterra, viajaron con su hijos a Arabia Saudí el pasado 28 de mayo en una peregrinación religiosa. Allí, en un hotel de Medina, se perdió la pista visual de las mujeres. Tenían previsto regresar a Reino Unido el pasado día 11, pero aún no han vuelto. Los maridos hablaron por última vez con el 8 de junio. “Nos morimos de ganas por volver a casa”, cuentan, a través de su abogado, que les dijeron por teléfono sus hijos.

Ahora los padres temen que sus esposas se hayan llevado a sus hijos a Siria. Sus teléfonos móviles están desconectados y sus perfiles en redes sociales no se han actualizado. Se sabe que un grupo de 10 personas tomó un vuelo el 9 de junio de Medina a Estambul, la capital turca, donde arranca una ruta habitual de entrada a Siria. El abogado de los padres ha indicado que están estudiando la posibilidad de que sean las mujeres con sus hijos y que se haya registrado que son 10 y no 12 por un error técnico. Han pedido el metraje de las cámaras de vigilancia de los aeropuertos de Medina y Estambul.

Las tres hermanas han sido identificadas por los medios como Sugra, Zohra y Khadija Dawood, de 34, 33 y 30 años, respectivamente. Las tres nacieron en Bradford pero sus familias proceden de una región de Pakistán fronteriza con Afganistán.

Según un concejal local del partido socialista Respect citado por The Guardian, la policía sabía que un hermano de las mujeres había ido a Siria hace dos años, por lo que estaba sometiendo a la familia a vigilancia. Al menos dos de las tres mujeres, según la misma fuente, habrían contraído matrimonios concertados con dos hombres que volaron a Bradford desde la misma zona fronteriza de Pakistán. Y ambos matrimonios habrían acabado en divorcio o separación.

Los familiares, según declaró su abogado a la BBC, están descontentos por la "escasa ayuda" que están recibiendo por parte de la policía. No han recibido, critican, ninguna respuesta desde que se denunció la desaparición. La policía ha asegurado que están “extremadamente preocupados” por la seguridad de las familias y que las investigaciones continúan a nivel nacional e internacional. Sin embargo, ha indicado que solo cuentan con un agente británico en Turquía que trata de prevenir que los británicos viajen a Siria e Irak para unirse a los extremistas. Según Scotland Yard, el oficial británico tiene poco margen de maniobra y actúa solo en cooperación con las autoridades locales. Las familias, advirtió la policía, no deben crearse falsas expectativas acerca de lo que la policía puede hacer una vez sus familias abandonen Reino Unido.

Este caso vuelve a golpear a los británicos días después de que se supiera que Talha Asmal, un adolescente de Dewsbury, también al norte de Inglaterra, se hizo explotar en Irak conviertiéndose, con 17 años, en el en el terrorista suicida más joven e la historia en Reino Unido. Al menos 700 británicos han viajado a Siria o Irak a ayudar o enrolarse en la lucha de organizaciones yihadistas, según la policía. Se calcula que la mitad ha regresado a su país.

Más información