La Reina se reúne con la voz de los derechos humanos en Honduras

Doña Letizia y la rectora Julieta Castellanos, cuyo hijo fue asesinado en 2012 por policías, charlan sobre la violencia contra las mujeres

La Reina, con la primera dama de Honduras y la rectora de la UNAH.Foto: reuters_live | Vídeo: Reuters-LIVE! / AFP

La reina Letizia se ha reunido este martes con Julieta Castellanos, una de las voces más poderosas de los derechos humanos en Latinoamérica. Esta rectora de la principal universidad de Honduras, cuyo hijo fue asesinado en 2012 a manos de la policía, se ha convertido en la figura más reconocida del país en la lucha contra los homicidios -un mal que equipara a la región con otras naciones en guerra- y la corrupción.

Más información
La Reina emprende su primer viaje en solitario
La Reina llega a Honduras en su primer viaje oficial en solitario
La Reina resalta la utilidad de los años de cooperación en Honduras
Los cinco países con más homicidios están en América
Tres mujeres contra 6.000 homicidios

Castellanos ha creado con dinero de la cooperación española un consultorio jurídico gratuito, donde atiende principalmente a mujeres que sufren violencia familiar. Antes de que doña Letizia llegara al centro para comprobar de primera mano su funcionamiento, una mujer joven caminaba por los pasillos con un bebé en brazos y solicitaba a los juristas que atienden el centro que obligaran al padre de la criatura a pagar la pensión alimenticia: “¡hasta dice que no es suyo, qué descarado!”.

La Reina se ha encontrado al llegar con un aluvión de historias parecidas. La rectora y doña Letizia se encerraron con las víctimas en una sala privada de este centro situado en un barrio al oriente de Tegucigalpa, la capital del país. “Había un montón de mujeres, todas jovencísimas, que nos han estado contando su vida. Cómo con el apoyo de la universidad y la cooperación española están recibiendo ayuda y están mejorando, que es al final de lo que se trata”, ha dicho la Reina al acabar el encuentro.

Aunque breve, la visita de doña Leticia sirve a la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) para poner en la agenda un problema que a menudo queda sepultado en el país centroamericano. En una región donde se cometen entre 20 y 30 homicidios al día, la violencia doméstica no recibe demasiada atención. “Es muy significativo que entre todos los proyectos en Honduras, ella haya elegido este, el consultorio”, ha agregado Castellanos.

La académica espera que, gracias a este impulso, el problema “se coloque en la agenda” y los abogados locales, que suelen inclinarse por asuntos mercantiles y criminales, hagan esfuerzos por centrarse en la violencia familiar. El consultorio atendió el año pasado más de 10.000 casos, la mayoría relacionados con divorcios, demandas por paternidad, malos tratos e impago de régimen alimenticio.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Julieta Castellanos es un personaje clave en su país. Respetada por haber modernizado la universidad que dirige, comenzó a ser conocida públicamente cuando luchó contra la impunidad al crear una comisión encargada de investigar el golpe de Estado que sacó del poder -en pijama, literalmente- al presidente Manuel Zelaya. La académica también fundó el Observatorio de la Violencia de Honduras, un centro de estudios desde donde analiza la barbarie criminal que azota a esta nación de poco más de ocho millones de habitantes.

El asesinato de su hijo, Rafael Vargas Castellanos, puso más reflectores a la lucha contra la impunidad que comanda la rectora. Sus continuas críticas a la filtración criminal en las policías -al fin y al cabo ellos fueron quienes se lo arrebataron- provocaron que cientos de agentes corruptos fueran expulsados del cuerpo. Para Castellanos, el apoyo de la Reina es un nuevo impulso para construir un Honduras distinto, mejor.

Sobre la firma

Juan Diego Quesada

Es el corresponsal de Colombia, Venezuela y la región andina. Fue miembro fundador de EL PAÍS América en 2013, en la sede de México. Después pasó por la sección de Internacional, donde fue enviado especial a Irak, Filipinas y los Balcanes. Más tarde escribió reportajes en Madrid, ciudad desde la que cubrió la pandemia de covid-19.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS