Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turquía intensifica el acoso a la cofradía de Gülen ante las elecciones

La Fiscalía ordena la detención de 66 seguidores del clérigo enfrentado al Gobierno del AKP

El presidente turco, Tayyip Erdogan, conduce su coche oficial, ayer en Adiyaman, sureste de Turquía. rn
El presidente turco, Tayyip Erdogan, conduce su coche oficial, ayer en Adiyaman, sureste de Turquía. AFP

A poco más de dos semanas para las cruciales elecciones generales en Turquía, la Fiscalía ha ordenado el arresto de 66 personas en una investigación sobre las presuntas actividades “terroristas” de la cofradía islámica Hizmet, a la que el Gobierno turco acusa de haber formado una “estructura paralela” en el seno del Estado para conspirar contra el Ejecutivo. Al amanecer de este viernes, la Policía lanzó redadas en múltiples puntos de 19 provincias del país y, hasta media tarde de hoy, había detenido a una veintena de personas, entre ellas varios empresarios, agentes de las fuerzas del orden y un exjefe de Policía.

Las detenciones se enmarcan en una de las varias investigaciones abiertas sobre Hizmet, el movimiento religioso fundado por el teólogo Fethullah Gülen (actualmente residente en EE UU) que los académicos comparan con el Opus Dei católico. En este caso se trata del sumario iniciado el pasado 11 de mayo por el fiscal jefe de la provincia de Konya (Anatolia Central) contra lo que se considera el “aparato financiero” de la organización. A los detenidos hoy se les imputa los cargos de “pertenencia a organización terrorista”, “falsificación de documentos” y espionaje.

Los miembros del movimiento Hizmet, bien situados entre los mandos de las fuerzas de seguridad y la judicatura, ayudaron al Gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, islamista moderado) a asentar su poder durante la última década. Sin embargo, los lazos entre Gülen y el AKP se rompieron definitivamente en 2013 cuando se abrió una investigación anticorrupción acerca del entorno del entonces primer ministro y hoy presidente, Recep Tayyip Erdogan. El partido islamista reaccionó rápidamente y acusó a los fiscales y policías encargados del caso de falsificar pruebas para intentar derrocar al Gobierno. Desde entonces, miles de togados y agentes han sido relevados de sus puestos y decenas de supuestos simpatizantes de Hizmet detenidos y acusados de espionaje y terrorismo.

Llama la atención, con todo, que esta macro-operación se produzca en la recta final de la campaña para las elecciones generales del 7 de junio, en las que el AKP se juega su cuarta mayoría absoluta y la continuidad en el Gobierno. En sus mítines, tanto el primer ministro, Ahmet Davutoglu, como el propio Erdogan han acusado a la oposición de hacer piña con la “estructura paralela” para intentar echarlos del poder.

Según un miembro del entorno de Hizmet consultado por este diario, en los comicios, los miembros de la cofradía apoyarán en cada provincia al partido opositor que más posibilidades tenga de arrebatar escaños al AKP, excepto en Estambul, donde sus votos se concentrarán en el célebre exfutbolista del Galatasaray Hakan Sükür, seguidor declarado de Fethullah Gülen, exdiputado del AKP y que se presenta como candidato independiente. Si bien en las elecciones presidenciales y municipales del pasado año su influencia apenas se sintió, los cerca de un millón de votos que se cree puede movilizar Hizmet sí que podrían tener efecto en unos comicios tan reñidos como los del 7 de junio.