Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estado Islámico toma el último puesto fronterizo entre Siria e Irak

Los yihadistas toman una la planta de gas y matan a otras 17 personas en Palmira

Civiles de Palmira corean consignas lanzadas por el EI.

El Estado Islámico (EI) ha reforzado su avance en las últimas horas al apoderarse del Al Tanaf, el último puesto fronterizo con Irak que todavía quedaba en manos de las autoridades sirias, según han informado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Tras la conquista de gran parte de la provincia de Homs, que cuenta con importantes yacimientos de hidrocarburos, las milicias yihadistas controlan ya la mitad del territorio sirio, aunque en las zonas menos pobladas del país.

La toma de la aduana de Al Tanaf (Al Walid en el lado iraquí de la frontera), en plena carretera principal entre Damasco y Bagdad, consolida la ofensiva que se inició hace una semana con la caída en manos del EI de Ramadi, la capital de la provincia iraquí de Al Anbar, y se amplió el jueves cuando las fuerzas del Califato entraron en la histórica ciudad siria de Palmira, cuyos restos arqueológicos forman parte del patrimonio de la humanidad catalogado por la Unesco.

El Estado Islámico toma el último puesto fronterizo entre Siria e Irak

A pesar de los casi nueve meses de campaña de bombardeos aéreos de la coalición internacional encabezada por EE UU, el Califato transfronterizo proclamado por Abubaker al Bagdadi en Mosul en junio de 2014 se extiende ya ambos lados del límite internacional entre Siria e Irak, con la sola excepción de una zona del norte controlada por milicias rebeldes kurdas.

Los yihadistas han podido apoderarse de Palmira y de su zona de influencia tras la desbandada de las fuerzas leales al presidente Bachar el Asad, que huyeron con sus familias junto a los funcionarios del Gobierno. Han permanecido en la ciudad dos terceras partes de sus 200.000 habitantes.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos asegura que las milicias del Califato han emprendido registros casa por casa y han ejecutado de forma sumaria a al menos 17 personas que considera próximas al régimen de El Asad. El EI, mientras tanto, ha difundido vídeos en Internet de sus combatientes recibidos con cánticos islámicos por grupos de ciudadanos.

Los yihadistas no han mostrado aún su presencia en los yacimientos arqueológicos de Palmira. La directora general de la Unesco, Irina Bokova, considera que los restos de templos, palacios y tumbas de los siglos I y II “son parte de la cuna de la civilización y pertenecen al conjunto de la humanidad”. El fanatismo religioso de las milicias del Califato contra las “imágenes de idolatría” y el arte preislámico en general les llevó a destruir recientemente valiosos vestigios históricos en el norte de Irak.

El EI sí ha mostrado, sin embargo, imágenes de la toma de control de la base área militar y de la cárcel de Palmira, conocida como uno de los mayores focos de represión del régimen de la familia El Asad, junto con fotografías en las inmediaciones del yacimiento de gas T3, donde se han desplegado con carros de combate y baterías antiaéreas.

En pocos días, la organización radical se ha hecho con el control de gran parte del este de Homs, limítrofe con la provincia iraquí de Al Anbar. El pasado día 13, los yihadistas iniciaron una ofensiva en la parte oriental de Homs, donde han tomado los pueblos de Al Sujna y Al Ameriya, así como la ciudad monumental de Palmira y los yacimientos de gas de Al Arak y Al Hil.

Más información