Francia exige más control a los países a los que llegan los inmigrantes

París quiere crear “zonas tampón” de gestión internacional en los lugares a los que llegan los extranjeros

Inmigrantes rescatados cerca de Libia, el jueves en una imagen cedida por las Fuerzas Armadas alemanas.
Inmigrantes rescatados cerca de Libia, el jueves en una imagen cedida por las Fuerzas Armadas alemanas.SASCHA JONACK (EFE)

El Gobierno francés, que se opone al reparto europeo de refugiados por cuotas, ha dado este miércoles un paso de firmeza en sus posiciones al exigir que los países a los que llegan los inmigrantes “respeten todas sus obligaciones” a la hora de “interceptar e identificar” a los extranjeros. En referencia implícita a Italia, París señala que son los países a los que llegan los inmigrantes los que deben examinar las peticiones de asilo y poner en marcha las expulsiones de quienes no cumplen los requisitos. "Es la condición sine qua non para una mayor solidaridad".

En una comunicación al Consejo de Ministros presentada por los titulares de Interior y Exteriores, se asegura que Francia apoya la creación de “zonas tampón” en los países de llegada de extranjeros. En esos lugares, “gestionados conjuntamente”, se realizaría el registro de los inmigrantes y se examinarían las peticiones de asilo. En caso de no reunir las condiciones, Frontex y los países de origen organizarían la expulsión de los extranjeros.

El Gobierno francés está alarmado por la creciente llegada a la frontera con Italia de miles de inmigrantes llegados desde Libia o Túnez. Solo en cuatro días de la semana pasada, fueron interceptados un millar. Dos tercios son devueltos de inmediato a Italia, pero días después vuelven a intentar el paso.

París recibe cada año 60.000 peticiones de asilo y concede una media de 10.000

Francia se opone a toda opción de cuotas tanto de demandantes de asilo como de inmigrantes irregulares. En el primer caso, porque el asilo es un derecho basado “en criterios objetivos” y, por tanto, “no puede ser objeto de un contingente”. Y en el segundo, porque deben ser reenviados a su país de origen.

Pese a todo, París precisa que está dispuesta a estudiar “con atención” la propuesta de la Comisión Europea de que la UE acoja a 20.000 refugiados procedentes de países en crisis. Pero también avisa de que deben tenerse en cuenta “el nivel de esfuerzo anterior de cada cual”. El Gobierno francés considera “inaceptable” que solo cinco países de la UE (Alemania, Suecia, Italia, Francia y Reino Unido, por este orden) gestionen el 75% de las peticiones de asilo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Francia recibe cada año unas 60.000 peticiones de asilo y concede una media de 10.000. El primer ministro, Manuel Valls, ha asegurado que, desde 2012, el país ha acogido a 5.000 sirios y 4.500 iraquíes. Según la rechazada propuesta de Bruselas, ahora tendría que acoger a otros 2.375 de los 20.000 a repartir. Alemania tendría que alojar a 3.086 y España, que también se opone a las cuotas, a 1.549. Además de Francia y España, Reino Unido, Polonia y Hungría, entre otros, son críticos con la propuesta de Bruselas.

Para París, los principios en los que debe basarse la política migratoria son: el refuerzo de los controles en las fronteras exteriores de la Unión, la lucha contra los traficantes y la ayuda al desarrollo de los países de origen.

Sobre la firma

Carlos Yárnoz

Es Defensor del Lector, llegó a EL PAÍS en 1983 y ha sido jefe de Política, subdirector o corresponsal en Bruselas y París. El periodismo y Europa son sus prioridades. Como es periodista, siempre ha defendido a los lectores. Ahora, oficialmente.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS