Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Italia un marroquí acusado del atentado de Túnez

A Abdelmajid, de 22 años, se le atribuye la participación en la organización del ataque

Touil Abdelmajid.
Touil Abdelmajid.

La policía italiana detuvo hoy en Milán a Touil Abdelmajid, un marroquí de 22 años y sin antecedentes penales al que las autoridades tunecinas acusan de haber participado en la organización del atentado que el pasado 18 de marzo costó la vida a 24 personas –entre ellos dos turistas españoles y cuatro italianos— en el museo del Bardo de Túnez. Tanto la familia de Abdelmajid –su madre, dos hermanos mayores y un sobrino—como sus vecinos aseguran que no había salido de Italia desde que el pasado mes de febrero arribó a las costas de Sicilia a bordo de un barco cargado de inmigrantes.

La policía de Milán también reconoce que, pese a la preceptiva orden de expulsión, jamás había tenido noticias de que el marroquí frecuentara ambientes cercanos al islamismo radical ni se dedicara a otra cosa más allá de buscar trabajo y recibir clases de italiano. "Para nosotros es un perfecto desconocido", ha señalado Bruno Megale, responsable de operaciones antiterroristas. La detención, según ha detallado el alto mando se debe a una orden de arresto cursada por las autoridades tunecinas.

Aunque la circunstancia de que llegase en barco junto a otros inmigrantes sin documentación y de que residiera en Milán sin permiso ya ha provocado una polémica política en Italia, la policía asegura que, antes de conceder la extradición a un país donde rige la pena de muerte, comprobará si las acusaciones de Túnez –que en un primer momento hablaban de planificación y más tarde de apoyo logístico—contra Abdelmajid son suficientemente sólidas.

Medio centenar de individuos han sido detenidos en Túnez por su presunta implicación con el atentado. El ataque fue perpetrado al menos por dos individuos a la postre abatidos por las fuerzas antiterroristas tunecinas, Yassine Abidi y Hatem Jachnaoui. Las autoridades informaron posteriormente que en el atentado en el museo, situado a escasos metros del Parlamento, participó también Maher Ben Mouldi Kaidi, sobre el que pesa una orden de captura.

Pese a que el Estado Islámico asumió la autoría del ataque, las fuerzas de seguridad tunecinas actuaron contra la célula terrorista Okba Ibd Nafaa, vinculada a Al Qaeda. Túnez informó el 29 de marzo de la muerte en una operación del cabecilla del grupo, Loqman Abu Sajer, acusado de ser el cerebro del atentado del Bardo.