Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

México fracasa en la preparación de sus policías municipales

Casi un 50% de los agentes suspendieron las pruebas de conocimiento y destreza en 2014

Policías mexicanos hacen guardia en la Ciudad de México.
Policías mexicanos hacen guardia en la Ciudad de México. REUTERS

La policía continúa siendo una de las instituciones más desacreditadas de México. La preparación de los agentes municipales permanece con el mismo atraso que se encontró en 2008, cuando el Gobierno mexicano reconoció que la mitad de sus policías no eran confiables. Según el Sistema Nacional de Seguridad Pública, de 55.000 agentes de 149 municipios que realizaron pruebas de conocimiento y destreza policial en 2014, un 47% suspendió.

Los resultados de las evaluaciones se recrudecen al encontrar que en la Ciudad de México, la capital del país, un 90% de los policías suspendieron. Y que en municipios como San Mateo Atenco (Estado de México) y Tlapa de Comonfort (Guerrero) ningún policía aprobó los exámenes, según recoge este martes el diario mexicano Reforma.

Hace siete años, el entonces presidente Felipe Calderón admitió ante el Senado que los cuerpos policiales no estaban preparados para enfrentar al narcotráfico. Desde entonces, las pruebas fueron más rigurosas y el Gobierno mexicano creó el Subsidio para la Seguridad de Municipio (Subsemun), una subvención para mejorar las condiciones laborales de los agentes e incrementar su educación. El monto del subsidio se entrega a los municipios según el tamaño de la población y la incidencia de delitos de cada región.

El subsidio no está condicionado a la aprobación de las pruebas por parte de los agentes, incluso algunos municipios no evalúan a sus policías. Las pruebas se concentran en el manejo de arma, porra y esposas, así como un simulador para realizar una detención y un examen de condición física. También evalúan los conocimientos de los agentes sobre derechos humanos, operación de la institución y ética. Para acreditarlo es necesario aprobar con un 70%.

Las pruebas se concentran en el manejo de arma, porra y esposas, así como un simulador para realizar una detención

Los policías que suspenden las pruebas tiene una segunda oportunidad seis meses después para evitar su despido. Algunos municipios han depurado así a sus cuerpos policiales, pero han dejado en mínimos el número de agentes encargados de la seguridad de la población. Un policía municipal en México gana en promedio unos 500 dólares mensuales --que aumenta dependiendo de su rango-- y solo necesita de educación secundaria para hacerse con el puesto.

La fragilidad de los cuerpos policiales en México quedó al descubierto con la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en septiembre de 2014. Los escolares fueron detenidos y entregados a un grupo del crimen organizado por los policías municipales de Iguala. Todo el cuerpo de policía del municipio mantenía una estrecha relación y colaboración con los cárteles de la droga, algo que también ocurría en otras regiones del Estado de Guerrero. El jefe de la Policía Municipal de Iguala, por ejemplo, recibía de estos grupos armados 48.000 dólares al mes.

Bajo la premisa de que los cuerpos policiales son fácilmente corrompibles --el 90% de los mexicanos piensa que la policía es corrupta--, el Estado de Nuevo León (norte de México) cambió en 2013 la configuración de la institución y creó la Fuerza Civil. Los agentes reciben un paquete de prestaciones de vivienda, salud, seguro de vida, y tienen un sueldo base de 1.200 dólares. Este grupo fue creado a nivel estatal porque algunos municipios tenían policías cooptadas por el crimen organizado.

La estrategia de fortalecer las policías estatales y minimizar los cuerpos municipales es, tras la experiencia mexicana, la ruta que el Gobierno seguirá. En noviembre de 2014, el presidente Enrique Peña Nieto envió al Congreso una propuesta de reforma de seguridad y justicia que, entre otras cosas, planteaba la desaparición de 1.800 grupos de policía municipal --unos 170.000 agentes-- y la creación de 32 cuerpos estatales (uno por cada Estado del país) para fortalecer el mando único en cada región. Sin embargo, la iniciativa está paralizada en el Senado en medio del debate entre los distintos grupos políticos. La reestructura de las fuerzas policiales mexicanas previsiblemente tendrá un giro hasta el próximo septiembre, después de las elecciones intermedias.