Un ataque suicida golpea el centro de Damasco

Un militar resulta herido tras inmolarse un hombre en una zona muy protegida del régimen

Una fuerte explosión despertó este lunes el centro de Damasco, la capital siria. Un hombre se inmoló tras hacer detonar una bomba que llevaba encima. Según Reuters, que cita a una fuente del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un veterano militar resultó herido y otras tres personas resultaron heridas o perdieron la vida en el atentado. El Ejército sirio negó sin embargo que uno de sus militares haya resultado herido. El ataque se produjo en el barrio de Rukn Al Din, una zona ultraprotegida donde viven y se reúnen fuerzas de seguridad del Gobierno de Bachar El Asad.

La Guardia de seguridad del presidente sirio persiguió en los minutos posteriores al atentado a los cinco miembros de "un grupo terrorista" que escoltaban al atacante-suicida. Todos fueron detenidos o matados, añadió una fuente militar. A consecuencia del ataque, las fuerzas de seguridad sirias han reforzado su vigilancia en la zona. Todas las calles principales de Damasco han sido acordonadas por el Ejército y se han reforzado las medidas de seguridad en torno a los edificios gubernamentales y a las embajadas.

Más información
El golpe al círculo de El Asad acelera el debilitamiento del régimen sirio
Acaba la cumbre de paz de Siria sin logros ni compromisos del régimen

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una ONG con sede en Londres, apunta que el ataque iba dirigido contra las fuerzas de seguridad del régimen sirio, puesto que en el barrio de Rukn Al Din se concentra gran parte de la cúpula militar del Gobierno de El Asad y que muchos miembros del servicio de espionaje sirio también viven allí. "Nuestra información inicial indica que las fuerzas de seguridad fueron el objeto del ataque ya que esta zona fue golpeada anteriormente por los rebeldes", dijo Rami Abdul Rahman, un responsable de la ONG. En julio de 2012, un ataque similar mató a varios miembros de la cúpula de seguridad de El Asad.

Por otro lado, hoy está previsto que se inicie en la sede de Naciones Unidas en Ginebra una ronda de contactos con las partes en conflicto y los actores regionales e internacionales implicados con el fin de relanzar el diálogo de paz. El enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, "ha invitado a todas las partes posibles a una serie de consultas por separado para escuchar sus puntos de vista con el fin de reabrir las conversaciones de paz basadas en la Declaración de Ginebra de 2012". Se espera que las reuniones se prolonguen "en un periodo inicial de entre cinco y seis semanas", informa la organización internacional.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS